6.27.2016



Adios.






La primera vez que vi este documental lloré de emoción. Bill amaba tanto lo que hacía y lo hacía con tanta pasión y devoción que se te encogía el corazón y llorabas de alegría al verlo. Su honestidad y constancia deberían ser un espejo en que deberíamos mirarnos todos los días, en el que sentirnos identificados y un modelo gigante al que queremos imitar. Volveré a ver el documental centenares de vez, y con cada vez, una sonrisa gigante se dibujará en mi rostro. Enorme e infinito Bill.


6.21.2016



"Si quieres que algo se haga, contrólalo.
Si quieres que algo se haga mejor, págalo. 
Si quieres que algo se haga mucho mejor, págalo mucho mejor."