1.22.2017







Es un quiero y no puedo. Una sensación rarísima. Está ahí, tan cerca, tan tan cerca, pero a la vez tan lejos. La ves, la miras, recorres cada centimetro con la mirada e imaginas y piensas que lo único que quieres es abrazarla intensamente, tan tan fuerte. Como lo hacías antes, como te gustaba hacer cuando volvía del trabajo y le abrías la puerta y entraba cargada y la mirabas y se te saltaba la sonrisa tonta y simplemente le plantabas un abrazo estrujador que te hacía recobrar el sentido. Eso, eso es solamente lo que pides. Lo pides, como un niño pide un caramelo, con la sencillez e inocencia de aquel que no entiende o no quiere entender porque le niegan algo que quiere y que ve tan simple, tan cerca, tan alcanzable. Lo quieres pero no puedes. No deberías, por tu bien, pero sobre todo por su bien. Así que recapacitas y te vuelves a decir que no puedes por ahora y que tienes que guardar este abrazo en la gran bolsa de abrazos que creaste hace un mes. Esa bolsa que nunca imaginaste tener que crear pero que has creado, más por obligación que por gusto, y que ahora mismo es tan grande que no hay estado o lugar que pueda albergarla. Un abrazo, fijate tu. Tocar a alguien, el contacto físico. Yo que odiaba que me tocasen sin sentido. Que no entendía esa obsesión por tocar y ser tocado. Dicen que las drogas se catalogan en dos grupos, aquellas que generan dependencia física y aquellas que generan dependencia psicologica. Creo que esta es la droga más dura y jodida de todas, porque es física y psicologica, y a mi me jode en ambos sentidos. Joder que si jode. Ahí, tan cerca pero a la vez tan lejos. Quiero pero no puedo. Y eso es lo que más jode, saber que no puedes pero querer.


 



I'm not okay, okay?