9.08.2019



Septiembre's



Hace 9 días desde que empezó septiembre, pero para muchos septiembre empieza hoy, lunes de vuelta. Siempre hacemos que todo empiece tarde. Nos da pereza que el verano se acabe, mientras que se lo arrancamos rápidamente a la primavera, como si el verano fuese nuestra última bocanada de aire limpio y puro, la última oportunidad de vivir, libres y eternos. Que gran tontería, septiembre es genial. El verano no se resiste a terminar y todavía hace buen tiempo. Todo vuelve, todo se reinicia, todo comienza de nuevo, con mejores y mayores energías. El mejor momento para comprar nuevos libros y los últimos discos de muchos autores. Las series empiezan a preparar sus estrenos de la temporada y las mejores películas empiezan a preparar sus mejores carreras, así que, culturalmente, no hay nada malo en que vuelva septiembre. Tengo tantos libros listos para leer que ya he dejado de poner más en la lista de los siguientes. Estoy con el 1Q84 de Murakami, y como sabrán los que lo conocen, no es corto. Hay un par de historia listos y otros tantos de ficción, habrá que ver la última de Tarantino, el Joker o la que seguramente saque Woody a final de año, su película anual. Aunque este año no se sabe, igual se alarga a 2020. Es casi una tradición. No me da ninguna pena que se acabe el verano, hay más, muchos más. Igual que septiembre's, igual que oportunidades de empezar y volver a empezar.

Creo que en breve va a ir tocando una renovación digital de las redes de un servidor, cerrar ciclos y empezar otros de otra manera, un nuevo septiembre para todo y todos en toda regla. Hace tiempo que se madura la idea y que se va a tener que materializar en breve. Otra edad, otro inicio. Feliz septiembre.


7.15.2019




Creo que conducir en soledad es, la mayoría de las veces, una acción que repercute en la psicología de cada uno, mucho más que una acción de movilidad en si misma. Conducir solos nos permite pensar, aislados de otras acciones, mientras el mantra de conducir nos eleva a ese estado de pensamiento puro, en el que la repetición continua de una acción nos conduce a la monotonía en la cual nuestra mente se vuelve plana y resuena lo más vulnerable e interior de nuestra mente. Normalmente es así, a mí me pasa continuamente. Conducir me ayuda a poner muchas cosas de mi mente en orden, a saber como hacer esto o aquello, a acordarme de las cosas que tengo que hacer. Y un largo etcetera que me parece muy relevante.

Ayer no fue así. Ayer fue maravilloso. El sol lucía en el horizonte, mientras el calor golpeaba extremadamente fuerte sobre el coche y el aire acondicionado se ahogaba en esfuerzos por hacernos felices. Y dentro, en ese microclima de morriña dominguera, lucías tú, tan eterna e impresionante como siempre. Incluso cuando duermes todo el camino, impresionante. Le das al play y ahí va, ahí suena, 'Donde está Wifly', de SFDK. Y sí, de pe a pa la cantas solita, rima a rima, impresionante. Luego vendrá otra de Nach, que tanto te gusta, y otra y otra y otra. Porque tu memoría es impresionante y te sabes las canciones de inicio a fin. Y verte cantar y disfrutar es todo lo que necesito, me hace feliz. Sonreír como un imbecil, mirar al sol mientras me ciega y pensar que sí, soy feliz. Y poco necesito podrás pensar. Yo te digo que ella no es poco, ella lo es todo. Y todos estos pequeños momentos y detalles, son la felicidad. Yo no tengo duda en la definición.