8.30.2009

Peter Pan.





Durante muchos años de su vida había hecho cosas parecidas, las mismas cosas durante largos y raros años. Se encontraba bien acomodado en una relativa monotonía que él asumía como confortable y que se suponía que le hacia feliz. Siempre había soñado con miles de miles de cosas, siempre había sido un soñador y siempre había tenido mas aspiraciones que los demás, muchisimos mas sueños que el resto.

Él lo sabia, los demás lo sabían. Siempre había expresado sus sueños, sin temor alguno a recibir quejas o dudas o alguna que otra carcajada, pero a él nada le acallaba, siempre había pensado que podía más que nadie y sabia que algún día haría algo para cambiar esa realidad, para cambiar esa 'cómoda' monotonía.

Esos años pasaron largos, a veces duros y lentos y otros rápidos y sin verlos. Ahora era adulto, ahora veía los años con una pespectiva muy diferente, la pespectiva de la 'lejanía'. Pero no por eso había dejado de soñar, no por eso había dejado de imaginar que podía hacer y concluir todos esos sueños y aspiraciones, puesto que poco a poco había recorrido un camino que él, si no completamente, aun siendo a medias, había diseñado para si mismo. No guardaba sus sueños y se resistía a matarlos, a quemarlos o tirarlos.

Él no creía en la muerte de los sueños. Él creía que los sueños no morían ni podían morir, puesto que si morían....nosotros moriríamos con ellos. Solo muertos dejaremos de soñar.

Observo 'sus años', sus raros y no bien aprovechados años, decidió plantarse. Decidió que había llegado la hora, había llegado el momento de hacer lo que siempre había querido, sin esperar, sin pensar y sin preocuparse de lo que los demás podía pensar, hacer o decir sobre él.

Él creía en la felicidad, en el amor, en el romanticismo, en las películas, la música, el arte, el sol y en el mar. Entre él y sus creencias habian formado a una persona terriblemente increible, que emanaba energia e imaginacion por cualquier rincon de su cuerpo. Él lo sabia, y día a día, desde aquellos primeros en los cuales se empezaba a concienciar sobre lo que hacia, no paraba de decirse que podía y podía.

Habia llegado la hora, habia llegado el dia. Estaba preparado para enseñar al mundo sus sueños, su poder. Lo que valia. Habia llegado el dia. No soñaria más su vida, simplemente, viviria su sueño.


Hay muchas formas distintas de ser valiente. Se es valiente cuando se piensa en los otros y no en uno mismo. Aunque papá jamás ha blandido una espada ni ha disparado una pistola, gracias a Dios, pero ha hecho muchos sacrificios por su familia y ha dejado a un lado muchos sueños.

- ¿Dónde los ha dejado?

- Los ha dejado en un cajón. Y a veces, por la noche, los sacamos y los admiramos. Pero cada vez resulta más difícil cerrar el cajón. Él lo hace. Y por eso es tan valiente.



I go for mine, I got to shine.



La vida se creo para vestirla sin reglas. WEAR IT.

ABRE EL CAJON.





Enjoy!

.

1 comentario:

  1. Es muy bonito lo que has escrito, y el consejo tambien. un beso ^^

    ResponderEliminar