3.20.2010


i know a place.



Un pequeño lugarteniente, como cada mañana, se levantaba perezosamente de su acalorado edredon. Su imparable cerebro se incorporaba de una cantidad de incomprensibles, mezclados y muchas veces sin sentidos sueños. Aquellos sueños en donde se mezclaba la realidad y la mas increible fantasia. Sueños que nunca se hicieron realidad, puesto que realmente es imposible que un mix asi se haga realidad. Su cabeza se horizontabilizaba, y tras ganar altura, su sangre se repartia a todos los demas lugares del cuerpo, dejando tras de si una autentica manifestacion de globulos rojos, que sin dudarlo ni un segundo, habian decidido ir de escursion a avanzados lugares infinitos. Tras ganar un poco de conciencia, se daba cuenta que milagros asi no ocurririan muchas veces... y que de ocurrir, ocurririan cuando menos se lo esperase. Aquella mañana se sentia diferente, sentia como aquellos pequeños, incombustibles e irrefrenables sueños podian tener lugar, se sentia diferente... se sentia mejor, mas vivo, alerta de un posible futuro que podia ser presente. Sin lugar a dudas, habia conseguido llegar a la conclusion que su confianza era la base de todos sus problemas, el simple y tan relativo motivo de su escasa satisfaccion personal, exito en la vida y aquellas pequeñas pero tan importantes cosas que realizaba en la vida. Y puesto que habia descubierto su dudoso problema, ahora mismo se sentia capaz de matar sus miedos. Aquellos enormes pero a la vez tan minusculos virus que lentamente se habian apoderado de su peculiar cerebro que el asiduamente llamaba miedos. Su satisfaccion personal, su vida, sus cosas y todas aquellas pequeñas cosas que se movian alrededor suya habian comenzando a tener sentido hacia algun tiempo. Su confianza le estaba hechando un cable, apoderandose cada vez mas y cogiendole como si arteria fuese al corazon. Lentamente estaba siendo bondadosamente ayudado a llegar aun lugar, un lugar en donde se sentiria agusto, feliz y confiado. Un lugar situado entre aquella lujuriosa y mal encaminada infancia, una turbia y mal aprovechada juventud y un posible futuro en donde su realizacion personal llegue a ser algo que brille millones de veces mas que el sol. Aquel pequeño paso, que tontamente habia magnificado, que su lerda y estupida sensacion habia conseguido magnificar, debia ser encontrado. Aquel lugar existia, el sabia que existia, y por eso, debia de encontrarlo, puesto que en el se encontraba una pequeña aguja capaz de explotar el malamente globo que no habia hecho mas que inflar... y despues de mucho buscar, habia dado con su esperada solucion, y esta vez, no la iba a dejar escapar. No estaba muy seguro, aunque siempre habia confiado en ello, que pudiesen existir personas asi, y por eso mismo, no habia perdido la esperanza de encontrala... su mano, su ayuda, a aquel lugar. Sabia que el dia que la encontrase seria algo especial, algo sobrenatural, puesto que sin su compañia y sin su ayuda, no se veia muy capaz de llegar a encontrar el lugar. Cuidadosamente, y con aquel peculiar trato que se conferian el uno al otro, con increible bondad, con increible trato, habia conseguido ayudarle a llegar a el. Si, ella habia sido la concha que lentamente le habia ayudado a peregrinar hasta aquel ansiado lugar. Por fin habia llegado, por fin podria dejar sus estupideces y como estrella, comenzar a brillar de confianza. Habia llegado a su lugar... el sabia que exitia, el sabia que habia un lugar. Y daba, y estaba dando gracias, de haber sido ayudado a encontrarlo. El sabia que existia. Que habia un lugar. Gracias por enseñarme el lugar. Because we know a place. I know a place.





you are my only soundtrack







Enjoy!

.

2 comentarios: