9.03.2010


#1.



Era un primero de septiembre, y un largo mercancias iba a llevarme a mi y a mi mente a aquel alargado pegado pais que un dia fue imperio como nosotros. Un alargado mercancias lleno de sabor, ilusion y como no alegrias. Amanecio nublado a la hora que acostumbra amanecer por aqui, y lentan y nerviosamente me levantaba de aquello que llaman cama. No debe tener otra acepcion esa pequeña y estrecha porcion de colchon. Me puse las gafas, puesto que acostumbro a usarlas en viajes, y rapidamente me calce y fui al baño. Tremenda definicion de cuviculo con cristal. Ansiosos como yo tambien habia gente mirando el mundo pasar mientras que nuestro querido mercancias veia el globo pasar, y con lentos y alargados bostezos espere a la blanquecina y algo estropeada estacion de Coimbra. El gentil y amable personal del tren, no seria capaz de decir trenero a estas alturas, aunque dados mis conocimientos en estos temas no se me ocurre ningun termino mejor, ayudo a un medio dormido ser a bajar los macutos y amablemente, con una medio sonrisa, deseo buen viaje al nervioso cuerpo mio. Portugal, y mas concretamente Coimbra era un lugar totalmente desconocido para mi.







deeply inside.


No hay comentarios:

Publicar un comentario