3.21.2011


Miro.











El cosquilleo continuo que genera el susurro de tu sonrisa en mi oreja, cuando tus labios rozan mi oreja.










Y miro y miro cada día las fotos en las que sonreíamos juntos. En las que mirábamos sin pudor al objetivo y en las que enseñábamos nuestros dientes de dentista. En las que nos mordíamos hasta arrancarnos pedazos y en las cuales no importaba el derramar de nuestra sangre, porque de alguna manera u otra, era nuestra, eran nuestros mordiscos... en los cuales dejábamos el alma. Inmortalizados como mordiscos en piel, como sonrisas en los ojos que disfrutan de las fotos, como sangre que desciende de los ojos, como almas arrancadas de un único momento. Miro las fotos que un día sacamos, con anhelo de morder y ser mordido, de saborear cada resquicio de tu mordisco y del mío, cada gota de sangre y cada sonrisa y risa que el leve flash dejaba entrever el silencioso clic de mi réflex. Miro y seguiré mirando, porque en cada mirar puedo ver cada instante de alma que fuimos capaces de inmortalizar. Miro,… cada instante.








D E E P L Y I N S I D E .

3 comentarios:

  1. yo nunca miro, no se si de cobardía o por ese orgullo cabrón que siempre he tenido... el pasado bien atrás y lejos... o quizás no me va el masoca style ahahaha no se... me has hecho reflexionar el punto...supongo que es un acto reflejo de sobrevivencia...
    anyways...
    haría falta decir que me ha gustado esta entrada? comenzaré a omitir esta parte de mis comentarios porque se que ya entiendes que va implícito en el comentario en si ahahahah

    saludos! (:

    ResponderEliminar
  2. recordar nunca está de más, te adjunto una canción que va al pelo a esta entrada:

    Circodelia: Qué felicidad más tonta
    http://www.youtube.com/watch?v=AoVvK-CWWhI

    ResponderEliminar