3.19.2011


Porciones.











Mira como masajeo tu ojo y lo introduzco en tu cuenca con fuerza. Mira como lentamente toco tu suave piel y la pulso como si de teclas de piano se tratase. Que delicadeza, tan suave y delicada como la corteza de tu ojo.











Qué me dices de esas porciones de sonrisas, esas porciones de roces, de miradas, de caricias y de arañazos. Esas porciones de gritos e insultos, esas porciones de alegrías y disgustos. Qué me dices de esos trocitos de mí que daba para ti. Qué me dices de aquellas porciones que repartíamos, cortadas con el cuchillo del carnicero y que afilábamos como lápices. Cuéntales lo bien que degustábamos esas porciones de ambos. Cuéntame si te gustaban las porciones, los trocitos y los alientos. Cuéntame y cuéntales si realmente repites o te vas a quedar pesando en el pasado, en las porciones y en los trocitos, en los alientos y en los anhelos. Hay un trozo enorme de mi cortado encima de la mesa. Al peso vale una millonada y tiene un único dueño. Femenina. Cuéntales si vas a pujar o lo van a enviar a la carnicería de vuelta. Qué me dices de ese olor que desprende la porción. ¿No recuerda a sonrisas y risas? Cuéntame sobre esas porciones.










D E E P L Y I N S I D E .

2 comentarios:

  1. Wow, pedazo de entrada. Me encantó.
    Buff, ojala esa fuera mi pared... la mía es más cutre, fea y morada, no me gusta nada xD
    Pasa un gran sábado!

    ResponderEliminar
  2. uffff... podría decir un montón de cosas que se me han venido a la mente con esta entrada... pero aún no logro ordenar los recuerdos y pensamientos dispersos al respecto... me gustan tus palabras, me gustan las fotos y me agrada la sensación de conexión con lo que leo aún sin conocerte.

    Por eso me agrada caer de rebote en blogs...
    pasan estas cosas de vez en cuando.

    saludos! (:

    P.D: y sí, te sigo... hay razones para hacerlo.

    ResponderEliminar