3.23.2011


Rascar.










Es mi estrés, es tu estrés. Es algo que me corroe dentro, se retuerce como adicto por su droga, buscando algo que necesita pero no sabe qué. Es un agobio interno que recorre todo el cuerpo, se detiene durante horas mientras carcome como droga en las venas a la sangre. Es un estrés difícil de explicar, difícil de saber si es verdad o es pura imaginación, difícil de expresar y de entender a veces. Te vuelve bipolar en las emociones y te da explicaciones especiales, falsas ilusiones de tu mente lentamente roída por la sensación de nerviosismo inducido e incluso hace volar tu imaginación a cielos que nunca fueron azules. Adulterio de tu mente por el pecado corrosivo, que dulce como el caramelo de un niño o el pinchazo del ‘yonki’ satisface momentáneamente algo difícil de explicar por la logica. ¿Qué es entonces este estrés que igual me autoinduzco?¿Nervios?¿Impaciencia? Ciencia desconocida que nunca tendrá reconocimiento, que quiere dar respuestas en donde no las hay, o en donde no sabemos que existen o existían. Pecado del impaciente, del que luce valentía o del miedica que aparenta. ¿Qué es? No sé, pero tiendo a rascar y rascar, hasta que mis brazos escupen sangre y en realidad nunca encuentro respuestas.





The Kills - Black Balloon








D E E P L Y I N S I D E .

4 comentarios:

  1. Tu publicación de hoy me gusta muchísimo.

    ResponderEliminar
  2. esos estados son ... uhm... arg... me has llegado y no se si es bueno o malo, creo que más malo jajajaj porque soy especialista en caer en esos estados donde la indefinición y los conceptos sin contornos me corroen y desesperan... y sí... rascar, buen título para expresarlo todo.

    el tema? buenísimo.

    ResponderEliminar
  3. muchas veces por mucho que rasques no encuentras nada.....
    olguiscloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Rascar es algo animal, aunque cuando se vuelve humano es peor, buscamos y buscamos y nos volvemos locos por el camino...

    Cynthia.

    ResponderEliminar