4.30.2011


April the 5.











Dicen que en abril aguas mil, pero aquí ni agua ni mil ni abril. Decir muchas cosas se puede de un mes en el cual no ha llovido mucho. Bueno, agua ha caído, eso sí, pero poca, porque a la sangre todavía no se le considera lluvia, ¿o sí? Ha lucido él, ha cortado el otro, rasgado aquel y sangrado otros tantos. Mes de subir y bajar, de rajar y coser, de abrir en canal y alterar, de tantas cosas que cualquiera diría que tiene 30 amaneceres diferentes y un solo anochecer. Me dicen que lea antes de dormir o intente apagar el aparato luminoso rato antes de acostarme para no soñar por las noches, pero vaya, que en este rocambolesco burtoniano mes que llevo no me quita el soñar por las noches ni el LSD de Jimmy o la escopeta de Cobain. Oscuras, gores, sangrientas, vampíricas, rasgadas, curiosas, reveladoras, atentas, discretas, reflejas, opacas,… de miles maneras denotan mis entradas últimamente. Sí, que le vamos a hacer, entre los peculiares el oscuro, el sangrante, el gore y el rasgado ha sido mi mes de abril. Peculiar mounstruo que muerdes y endulzas, reluce entre tus temores como el mayor valiente creado y deja ver tus dientes que sangran por miedos mordidos y llamas que acechan. Discoverer of Mounsters. Joder, ya no sé ni lo que digo. El caso, menciono a continuación una carta que la mayoría conoce (y si no deberíais) como fecha resumen de mi mes. No alberga el suicidio el que pierde, si no el que teme. Me gustó el momento en el que te mencione el aniversario y ambos nos reímos con aquella inocencia estúpida con la que nos reíamos siempre, luego nos besamos, mordí, y te mire. Y miraré.



Hablando como el estúpido con gran experiencia que preferiria ser un charlatán infantil castrado. Esta nota debería de ser muy fácil de entender. Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk-rock que he ido siguiendo a lo largo de estos años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto. Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiendola, ni siquiera haciendo Rock'n'Roll. Me siento increiblemente culpable. Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del publico, a mi no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury, a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase. Lo cual admiro y envidio muchisimo. De echo no os puedo engañar, a ninguno de vosotros. Simplemente no seria justo ni para vosotros ni para mí. Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar. A veces tengo la sensación de que tendría que fichar antes de subir al escenario. Lo he intentado todo para que eso no ocurriese. (Y sigo intentándolo, créme Señor, pero no es suficiente). Soy consciente de que yo, nosotros, hemos gustado a mucha gente. Debo ser uno de aquellos narcistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido. Soy demasiado sencillo. Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño. En estas tres últimas giras he apreciado mucho más a toda la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la fustración, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente. Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mio! ¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho a como había sido yo. Llena de amor y alegría, confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general... Sólo porque a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente. Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por vuestras cartas y vuestro interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión. Y recordad que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Paz, amor y comprensión.






Bob Dylan - Blowin in the Wind








image of mind.

4 comentarios:

  1. Increíble Kurt Cobain...
    (increíble Asier Salvo)

    ResponderEliminar
  2. No soy ninguna fanática, es más...detesto el fanatismo en todos sus campos, pero me gusta tu entrada...no goza de histeria como suele pasar con estos músicos que han sido y son leyenda. Te sigo, pásate por el mío a ver si te gusta o te resulta algo interesante(aunque no creo, los temas que trato son muy banales y superficiales) Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  3. habia optado por no ocmentarte, tan sólo un emoticono demostraba que me gustaba, porque hay entradas que para qué comentar? simplemente son buenas, y resulta repetitivo repetirlo tantas veces

    pero ese blowin in the wind me mató! dios qué grande mezclar a dos grandes juntos en un post!

    :)

    ResponderEliminar
  4. Qué imagenes tan tétricas...
    podría decirse que es interesante tu blog.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar