4.04.2011


Perspectiva.










Que un amigo te tenga que dar un tortazo y hacerte ver la luz sobre un tema es probablemente algo que no olvidaras fácilmente. Te despierta de una tontería en la cual te has metido tu mismo, porque, aunque no lo quieras ver y no lo veas todavía, tu egoísmo te ha podido y no has sido capaz de ver más allá de tu propio interés y cabeza. Te encuentras ofuscado en un tema y te ronda la cabeza desde hace tiempo, crees que igual no tiene solución o todavía no se la ves. Buscas alguna solución y continúas pensando que si sigues por estos caminos igual llegues a encontrar alguna solución. No te das cuenta, o no te quieres dar cuenta que realmente la mayoría de las cosas que estas pensando no son verdad, o son equívocos pensamientos de tu surrealista mente. Buscas consuelo en alguna de sus palabras o consejos, queriendo ver un apoyo o un pellizco de aliento que te haga pensar que realmente tienes razón. Pero no, tu amigo es sabio, y además, en este momento, posee una virtud que tú has nublado por completo con tu estupidez, la perspectiva. Has dejado de ver con más de dos ojos y has pasado a ver con uno solo, te has ofuscado y has focalizado tu energía en el único punto que no te va a dar solución, y todo eso es por obsesionarte en tu falta de perspectiva. Él la tiene y la sabe utilizar, y además, sabe bien que tú la tienes y que la has sabido utilizar. Cuando menos te lo esperas quedas con él, tomáis un café, una coca cola o lo que te venga en gana en esa tarde soleada de abril, y tras las pertinentes preguntas de manual es cuando lo atacas y lo invades con tus preguntas. Tus comeduras de cabeza le rondaran su café por siglos, y aunque no te lo quiera decir, le estarás aburriendo más que el cura de su pueblo. Pero el ese así, como un buen amigo te aguanta y soporta tus mareos de neuronas, tus no lucidas locuras y tus tonterías irracionales. Y como un buen amigo, cuando ve que das demasiadas vueltas, que tu pelota ya no sabe en qué campo aterrizar y que eres como un Columbia en pleno despegue te pegara un tortazo. De esos que sin tocarte te hacen más daño que los que chorrean sangre. De los interiores, los que te ponen en tu sitio y te hacen ver la verdad. Por lo menos te harán ver la realidad con una perspectiva mejor, sin suicidios ni puñales autoinducidos. Te abrirá los ojos como los abría Kubrick y te arrancara la tontería como solo la verdad y un amigo sabe. A veces tenemos que ver y vernos con perspectiva, porque puede ser que producto de nuestras locuras lleguemos a ver la ‘realidad’ a nuestra locura y dejemos de ver realmente lo que debemos ver. El tortazo a tiempo vale más que mil locuras.




The Beatles - Let it be







D E E P L Y I N S I D E .

4 comentarios:

  1. Que buenos son a veces los amigos o esas personas que simplemente observan las cosas desde fueran y se dan cuenta de esas cosas que tu te niegas a ver porque estas demasiado cegado en tus quince o en tu perspectiva como mencionas tu en este caso, y esque cuatro ojos ven mas que dos, seis mas que cuatro y asi, sucesivamente

    ResponderEliminar
  2. No eres capaz de imaginarte lo bien que escribes. Pero bien, bien, bien. De esos textos que transmiten y que entiendes sin necesidad de un vocabulario excesivamente culto y que son tan sinceros, tan tuyos... que si los adornases un poco más, la gente se daría cuenta de que ya no son tan propios. Sin palabras me has dejado, mozo, sin palabras.

    P.D: Yo soy de esas amigas que saben cuándo dar una buena hostia, de todas formas, creo que carezco del sentido del tacto y que los sentimentaleos no me van, eso sí, menos mal que sé escuchar como si los oídos de medio mundo fuesen también míos, si no, jodida iba.

    P.D2: Ya me gustaría a mí parecerme a Natalie Portman, no sabes cuánto JAJAJA

    ResponderEliminar
  3. Un tortazo a tiempo a veces es la solución, entiendo tanto esto que dices... aunque duela, pero a veces tienen que abrirnos los ojos o sacarnos de nuestra burbuja.

    Cynthia

    ResponderEliminar
  4. soy la peor/mejor en eso de dar los golpes en la nuca... en realidad es mi característica esto del poco tacto cuando veo que un amigo está hasta el cuello y no sale y como soy bruta por naturaleza generalmente la crudeza me sale como avalancha y pafff!! al mismo tiempo, cuando me transformo en una estupida y pierdo no sólo un ojo - si no los dos- porque siempre soy extremista y demasiado apasionada con todo, cuando me equivoco es a negro, y bueno, me gusta que aparezca alguien a decirme las cosas con crudeza, así como yo lo hago... es lo necesario.

    Y ya, mejor me callo. A veces siento que está demás comentar luego que tú has descrito todo de una forma tan perfecta, es como pintar el techo y que llegue la paloma a cagarlo por querer meterse ahí. jajajaja que se yo.

    ¿que tal tu lunes? espero que bueno, a todo esto me voy a leer la entrada anterior porque me la perdí por un domingo resacoso.

    ResponderEliminar