11.18.2011


Between the light.











Muchas veces todo se reduce a un momento, a un instante. Todo a empezado nada mas comenzar.. el doble clic a una deseada recomendación, y todo, absolutamente todo, se ha reducido a un momento. Las ligeras y lentas teclas han comenzado a fluir. La delicada melodía, que expresa en cada nota la intensidad de todo el instante, ha detenido mi mirada. El poder de mi cojo instrumento, su siempre impecable sensibilidad y la increíble capacidad de abstraerme y evadirme, que siempre tanto me gusto. Imágenes que fluyen como fotogramas y se condensan en olores. No sabría, sin volver atrás, como expresar lo que me han arrancado cada uno de los 241 segundos. La pasión de los gritos perdidos, los saltos, las sonrisas que desgarran el pecho. Como si de una detenida explosión que erupciona el mejor de los recuerdos. Quedarte boquiabierto, cerrar los ojos, mirar hacia adentro, imaginar, sonreir, mirar al infinito, consumir el instante y abrir los ojos sabiendo que el mañana nunca va a volver a ser igual. Volverte loco de sonreir por lo vivido. Por el orgullo del pasado. Por la alegria del presente. Volverte loco por la cantidad de cosas que llegas a sentir al escuchar cada uno de los segundos sin ser capaz de expresar uno solo. Dandote cuenta, que puede que por eso mismo, se haya vuelto todo tan especial como este momento. Between the click of the light and the start of the dream. Porque hay veces que una sola canción es capaz de atraparte en aquel lugar en donde te encanta sonreír con los ojos cerrados.














image of mind.


No hay comentarios:

Publicar un comentario