5.30.2012


Miedo.






¿Que es lo primero que piensas cuando lees o escuchas la palabra Miedo? Para mi es una palabra que más que palabra es un mundo. Tan complejo, diverso y peculiar que intentar definirlo en sí mismo me desconcierta. Cuando en el curso de Cine Documental nos dijeron que teníamos que hacer un corto sobre el miedo, al principio no tuve ni idea de que hacer.. ¿Como se representa el miedo? ¿Que es? ¿Que es para mi, que es para ti? Para mi, entre muchas cosas, es esto:

Miedo, Asier Salvo.
Este corto se estrena en la Filmoteca de Navarra, junto con todos los demás que componen el curso, el 21 de junio a las 18:30 h, para todos aquellos que no puedan ir a verlo aquí lo tenéis. Claro esta que estáis todos invitados a ir el 21!





Cuando no sabemos ni somos conscientes de nuestra propia mente podemos llegar a realizar cosas que no sabemos ni podemos imaginar. Si alguna vez has conocido o visto un sonámbulo, igual entiendas mejor de lo que estoy hablando. Ser sonámbulo no es nada gracioso, y menos, cuando uno de tus miedos es el poder hacer daño a alguien mientras lo eres. Sin tener la capacidad mental ni física de control. Cuando nada de tu cuerpo es parte de tu mente. Eso me da miedo, mucho miedo.


















5.28.2012



Días de hachas.









Sentirse así es algo indescriptible. Todo pesa, todo agobia, cada instante es más raro que el anterior y no ves bien el rumbo. Puede que sea porque ni siquiera sabes cual es el rumbo. Sentirse así es horrible. No tiene sentido, y nada tiene sentido. Ves lejos a todo el mundo, y ves que se alejan. Y no le encuentras sentido a casi nada. Sentirse así no merece la pena. Pero a veces pasa, y solo tienes que lidiar con ello. O simplemente coger un hacha y ponerte a cortar cabezas y miembros por todas partes. Como acciones irrepetibles de una existencia sin mucho sentido. Por sentir que la destrucción es el camino y/o la única solución. Siempre me gusto poner y/o en las frases, les daba doble sentido de una de las maneras más fáciles que existe. Conectores que conectan sin pretender conectar. Vidas que se pierden sin querer verse perdidas. Y personas que no se encuentran porque ni siquiera saben porque se han perdido. ¿Merece la pena sentirse así? A veces me pregunto si merece la pena llegar a querer o ponerse metas altas y si no seriamos más felices siendo llanos y planos y sencillos y normales y monótonos y superficiales y maquinas y parte de la masa y vete tu a saber que tontería más. Luego me doy cuenta que no, que no. Eso no tiene sentido. Me alegro de no sentirme así de normal. Me alegro de ser capaz de preguntarme algo así, porque supone que soy capaz de ver esa diferencia. Me alegra ver que esa pregunta llega en un bajo momento y que sera cosa de unos minutos nada mas. Y se que sera pasajero y que tendrá recompensa y que no seré así. Ahora es cuando también me paro a pensar y me digo que me gusta mucho soñar. Pero si, es así. Al igual que a veces me gustaría coger un hacha y mataros a todos, o gritar y destruir cualquier cosa, me gusta mucho soñar. Porque eso es lo que nos mantiene despiertos, eso es lo que me hace ponerme metas, y si, es lo que me mantiene despierto. El querer y querer más. Y puede ser pretencioso y a veces perjudicial y contradictorio, pero yo acabo pensando en grande. Porque creo que aquel que quiera llegar lejos, no debe ponerle tope a sus sueños. Si le pones tope a tus sueños escalaras la tapa a tu realidad, y conseguirás estancarte. Y no, eso no es lo que quiero. A si que si, si hace falta os matare con un hacha y/o seguiré soñando. Así es.













5.27.2012


Eleven.











En el raro mundo en el que vivimos, las personas diferentes son excluidas y tratadas mal, por el simple hecho de no ser parte de la gran mas activa. El mundo actual en el que vivimos pocas cosas tienen sentido. El mundo actual es un caos malamente organizado. El mundo actual va a la deriva. Y nadie sabe en que puerto, en que momento o como parara. Es un caos.




























5.25.2012



No hay Nesquik sin Cola-Cao.








Sabíamos que las verdades eran duran. Y nos costaba aceptarlas cada día más. Pedí mi café, el cortado de café fuerte y tres gotas de leche fría que acostumbraba a tomar contigo. Contigo, en aquella pequeña plaza situada detrás de nuestra cafetería. Aquella en donde nos conocimos aquel 28 de abril, mientras yo buscaba aquel libro horrible que siempre odiare pero que tanto me ayudo a aprobar la última asignatura de la monstruosa cuesta que estaba resultado mi carrera y tu buscabas la ultima novela de aquel novelista ruso que tanto amabas. Nos gustaba ese lugar, era una pequeña plaza con suelo y paredes de piedra antigua, fría y que permitía mantener fresca la plaza. De las ventanas colgaban los pocos geranios que sobrevivían a los pocos rayos de sol que conseguían penetrar en la plaza. Y siempre podíamos disfrutar de la compañía de los perezosos gatos que salían en busca de algo de comida que picar. Tu tomabas tu monótono Nesquik con leche fría. Siempre decías que odiabas los grumos, mientras que yo intentaba heroicamente convencerte del increíble y gracioso sabor del Cola-Cao. Siempre pensé que esa brecha significaría algo al final. Me gustaba verte sentada, buscando siempre algo gracioso que mirar, con esa mirada medio perdida en tus mundos que te hacia sonreír sola, mientras yo le pedía a Carlos nuestra droga de la tarde. Llevabas esa falda que te gustaba ponerte en primavera, esa que se te recogía al sentar y volvía loca a mi imaginación. Había empezado a hacer calor y la plaza expulsaba aquel característico olor a recién primavera, esa recién caldeada humedad que se mezclaba con el brotar de los geranios. Estabas guapísima. "Son dos euros", me dijo Carlos. Tenía la cara cansada, cansada de tantas horas seguidas, forzadas arrugas y unas manos como panes. Manos que gritaban trabajo duro. Siempre me había caído bien Carlos, tenia esa mirada perdida de humildad que definía a los buenos hombres. Y siempre nos trataba muy bien. Se memorizo mi café el primer día y no dejo de servirmelo igual de bueno ningún día, ni en aquellos en los cuales tu ya habías dejado de venir. Cogí mi café y tu horrible producto de polvos y cuidadosamente abrí la puerta de la terraza. No esperaba que me ayudases con la puerta, sabía que no estabas ahí, y vete tu a saber en que teja caminabas ahora mismo. Yo no me di cuenta, no me di cuenta porque era malo en esas cosas. Pero tu rostro no era el mismo de siempre y ese día habías dejado de navegar.  Me senté y empece con mi verborrea habitual. Porque si, yo era el típico al que tienes que callar, porque no callaba ni debajo del agua. Le eche azúcar a mi café y comencé a revolverlo mientras te contaba que había descubierto un libro viejisimo en casa, que debía ser de mi abuelo y que estaba lleno de alocadas anotaciones por todas partes. Yo no te miraba, puesto que me solía hipnotizar el girar de la espuma del café. Te decía que llevaba fascinándome toda la semana y que no paraba de leer cada una de las anotaciones, imaginándome todas y cada una de las situaciones por las cuales habría pasado mi abuelo para llegar a escribir todo eso. Hacia rato que te habías bebido tu Nesquik y hasta habías recogido tu bolso. Pero no, yo no me daba cuenta. "Juan", me dijiste. "Como mínimo tuvo que recorrer medio mundo con este libro!", mi hipnotismo constante, "Juan!". Te mire, y fue entonces cuando lo vi todo. Habías perdido aquel brillo en los ojos que me volvía loco e incluso te temblaban las manos. No había serenidad en ti y hacia días que habías vuelto a morderte las uñas. Lo vi, lo vi todo. Y sí, tu te diste cuenta. Y me mirabas, sin poder decir nada, sin poder decirme la verdad, sin poder afrontar las cosas. Y yo lo sabia, sabia lo que venia ahora. Porque si, eras un libro abierto. Cerré el libro de mi abuelo y me bebí mi café, se había quedado frió de tanto darle vueltas. Puede que al igual que toda la plaza. Te mire y moví la cabeza, negando, mientras tu intentabas articular palabra. Me levante y me senté a tu lado, estaba empezando a temblar. No creía que esto estuviese pasando, Carlos había aderezado mi café o no le veía sentido a lo que estaba pasando. Empezaste a llorar y fue en ese momento cuando supe que no serias capaz de decirme nada, aun sabiendo que sabias que yo sabia la verdad. Es cierto que siempre se nos habia dado bien comunicarnos sin decir nada. "Juan...." balbuceaste sollozando. "Ssssh..., no digas nada.". No entendía nada, y a día de hoy sigo sin entenderlo. Pero no quería saber nada, no quería entender nada. Sabia todo lo que ella me quería decir y no hacia falta mas. Te mire, como se mira por ultima vez, mirando París. Sonreí y terminé.. "Nunca se te ha dado bien esto. No sabes mentir. Se que odias el Nesquik y que lo tomabas por picarme. Llámame cuando encuentres la verdad."


















5.24.2012



Dobles filos.







A veces pienso si merece la pena relacionarse.. quiero decir, llegar a relacionarse al nivel de crear vínculos afectivos tales que de romperse te acabaran rompiendo a ti mismo en cierta manera. ¿Merece la pena? Cuesta muchísimo hacerse a uno mismo, y si no te ha costado mucho háztelo mirar, y que llegue alguien, te toque la fibra - y no estoy hablando de enamorarte ni nada, que en la amistad también existe la fibra - y cuando se vaya o se aburra o te decepcione te deje planchado... jode. Y hace replantearte las cosas. Durante nuestra vida cambiaremos de opinión, de parecer y evolucionaremos mucho más y muchas más veces de las que somos capaces de darnos cuenta. Y esto, queramos o no, influye directa e indirectamente en los demás. Y por relación directa, los demás influyen en nosotros, esto es así. Y ahí, ahí reside el problema, o la ventaja. Según se mire. ¿Merece la pena relacionarse aun a riesgo de sufrir después si de esta manera vamos a evolucionar y por consiguiente a enriquecernos más? ¿Hasta que punto merece esto la pena? Yo creo que las personas, por muy duras que se crean y por muy individualistas que se crean, siempre necesitan relacionarse. De esta manera creamos vínculos afectivos tanto exteriormente como interiormente. Cada instante de nuestra vida tiene una influencia directa en nosotros mismos, bien mala o bien buena, pero la tiene. Y es por eso que a veces me pregunto.. ¿hasta que punto son esas influencias positivas y/o negativas en nosotros mismos? ¿Tenemos, y más importante aun, nos merecemos ciertos vínculos? ¿Somos capaces de ver realmente hasta donde nos afectan estos vínculos y somos capaces de pararlos en el caso de que nos afecten negativamente? ¿Tenemos la fuerza y la voluntad necesaria para eliminar un vínculo que se ha convertido en negativo por muy histórico que sea? No se. No se yo si lo veo claro. A veces no tenemos el valor suficiente para eliminar un vínculo negativo por el simple hecho de no querer ser el que elimina el vínculo positivo que suponemos para la otra persona. Los vínculos son armas de doble filo. Y como un cuchillo, cortamos en una dirección mientras que en la contraria no. Y muchas veces, el mayor problema supone ver que lado del cuchillo somos, para quien somos y que lado de los demás cuchillos nos apunta y/o nos conviene. Querer ver el filo bueno cuando es malo no tiene sentido, pero a veces, preferimos ver el filo que corta antes de cortarnos de verdad.























5.23.2012



Magma, somos magma.








Todo explota, todo explota nada mas involucionar. Así somos. Nos expandemos como materia caliente en busca de nuevos territorios, en busca de nuevos proyectos, abarcando cuanta mayor densidad mejor. Alzamos las manos en busca de nuestros sueños y como lava hirviendo nos vamos propagando, buscando el camino mas o menos acertado. A fin de cuentas, somos lava, y la lava no entiende de errores, ni de buenos o malos caminos. Vamos arrasando con todo, consiguiendo cada uno de los objetivos marcados, si acaso delimitados por algún intrépido que intenta reconducirnos, pero que al final quemamos. ¿Y todo para que? ¿Para al final enfriarnos? Así es. Lost in the world. Lost in this plastic world. Run. Run as fast as you can. Run. Porque no siempre podemos hervir por cada uno de los caminos que queramos. (El nuevo disco de Love of Lesbian tiene letras muy buenas. Es que lo estoy escuchando ahora). O al menos, no siempre somos capaces de mantener la temperatura necesaria como para seguir hirviendo, y jodidos, renegamos a cierta temperatura por la pura necesidad de seguir en el camino. ¿Y eso merece la pena? ¿Merece la pena dejar de hervir para seguir el camino? Do I deserve this? No. Ninguna lava se merece perder su calor. Ninguna lava se merece renegar a su temperatura. ¿Para que? ¿Para que otra hierva mas? Think about it. You can burn this plastic world. Run if you want, but never stop burning. Existen teorías que afirman que el mundo y la galaxia llegara a tal punto que involucionara en si misma, drogada por la presión, estallando en un nuevo mundo inimaginable. En realidad no tengo ni idea si existen o no estas teorías. Yo creo que hay gente que es asi, exite gente asi. Y creo que, si es necesario, todo el mundo deberiamos involucionar en nosotros mismos alguna vez. Y explotar, explotar como magma. Always burning. Seriamos más felices, y sobre todo, más puros con nosotros mismos.


Nadie desertara jamas.




5.20.2012


La vieja Smith-Corona.








Y es que no teniamos idea de nada, todas las situaciones se habian convertido en vulgares pasajes del azar. Ya no nos quedaba nada, y por mucho que nos mirasemos, ya no veiamos nada. Todo habia muerto, sin quererlo o queriendolo, habiamos matado todo tipo de esperanza. Acabamos alejándonos de todo en lo que alguna vez llegamos a creer, cada uno por nuestro lado. Como si nunca nos hubiésemos cruzado aquel 17 de febrero. Nos daba pereza hasta recordar, que fueron las discusiones del inicio las que encendieron la llama de todo. E incluso nos avergonzaba asumir lo bien que funcionábamos en la cama, y mirándonos ahora, ver que todo eso se había perdido, como si de una ilusión se tratase. Tal y como se marchita una flor, nuestras relaciones sexuales habían palidecido y caían secas, sin vida, a aquel abismo monótono que acabó consumiéndonos para siempre. Y ya no valía, no merecía la pena. Ambos sabíamos que mantener esta farsa había dejado hasta de consumirnos. Nuestro pasotismo no albergaba esperanza alguna de nada. Y nuestros caminos, hacia tiempo que diferían en absolutamente todo. Ni disfrutábamos del café mutuo, ni mirarnos sin decir nada significaba algo. ¿Que era todo esto? Él no tenia ni ganas de picar en su antigua Smith-Corona e incluso el whisky de las 5 le resultaba insípido. Hacia tiempo que no visitaba su butaca 4 en aquella centrada fila del cine Azteca, ni Humphrey le daba fuerzas para seguir. Sentía mermados sus ideales e incluso su férreo pulso era ahora un cuento del pasado. Su cabello grisáceo no tenia fuerzas para seguir en pie e iba languideciendo cada día mas y mas rápido. Se miraba y no quería entender el porque. Ella, cansada de querer mirarle a fin de encontrar el hacia tiempo perdido alivido necesario, aquel que imaginaba le haría mas fuerte para seguir adelante, rehuía su mirada. En ningún momento fue esa su intención, si bien era una manera de protegerse y no seguir sintiéndose culpable. Culpable de culpa inexistente. No había ni podía haber rastro de pecado en ella. Sus manos, hacia tiempo agrietadas por el aire, el sol y el agua, no recordaban lo que era el roce de su cara después del afeitado. Ni sus labios sabían ya que era pincharse con él. No albergaba ni la ilusion del helado del domingo, que ambos tomaban tirados en la hierba. Y lejanos se le hacian ya los dias en los cuales los sueños eroticos con él se sucedian una noche detras de la otra. Se mordia el labio a fin de encontrar el final de aquel camino de lujuria que ya se encontraba perdido. Como un recuerdo de aquellos momentos que la conquistaron de verdad. Y por los cuales lucho cada instante de su vida. ¿Que era todo esto? Era el recuerdo pasado de la única y verdadera historia que ambos serían capaces de recordar, porque por mucho que sus aletargados cerebros intentasen olvidarla, ambos sabian que no habia esfuerzo ni energía capaz de hacerles olvidar todo aquello. Y no, no es que se esforzasen en olvidarla, es que ya no sentian querer recordarla mas. Y es por eso, que solo era el azar el unico capaz de poder darle algun sentido a todo aquello.
















5.18.2012



Ten.








A veces no me decido que imagen coger para hacer las portadas de mis Superlative's (todos disponibles aqui) y acabo haciendo varias, probando entre una cosa y otra hasta que tengo que decidir por una. Esta vez me había dado por ese rollo de los colores del 3D, como podéis ver. Aunque al final no ha tenido nada que ver. En un principio pensé en hacer una super portada, por eso de ser el numero 10 y tal, como si de un aniversario se tratase, pero no. Esas cosas se hacen en horas bajas, y esto no va a parar, a si que ya tendréis un aniversario cuando llegue a 100. La de abajo es la portada final, mas sobria, pero que tiene un estilo parecido a las anteriores. Al que no le guste, que critique. Critiques o no, aquí te puedes descargar mi 'Superlative Vol. X'. Enjoy mf'er.

















5.17.2012



The old stuff.









Te acuerdas, y sobre todo, me acuerdo yo. Me acuerdo que dijimos que nunca mas nos acordaríamos de nada, que dejaríamos todo al pasado. Él seria nuestro guardián y el único capaz de mantener vivo cada uno de los instantes que nosotros no volveríamos a recordar ni a comentar jamas. Como perdidos en aquel lejano lugar, íbamos a esconder todo, absolutamente todo. Porque acordamos que no merecía la pena volver a recordar lo que ahora ya no podíamos arreglar. Sabíamos que había veces que era mejor dejar las cosas así, tal cual. Con la sonrisa puesta. Y fue así, como dejamos el cofre cerrado y tiramos la llave al mar. Sabiendo que a partir de aquel día nada volvería a ser lo mismo para ninguno de los dos, puesto que todo lo que había en el cofre era nuestro y solo nosotros sabíamos las sonrisas que él albergaba. Nos despedimos sabiendo que por mucho que quisiésemos tirarnos al mar y recoger la llave, no volveríamos a mirar ese cofre de la misma manera. Al fin y al cabo, eran nuestras sonrisas pasadas, aquellas que escribimos y que volveríamos a recordar, pero no a vivir. Y si, así debía ser.















5.13.2012


Superlative, all for you.




Antes de que el décimo Superlative, el HH Deluxe Edition y el Jazz Edition vean la luz, recopilatorio de todos los Superlative editados hasta la fecha. Podéis descargarlos todos en los links inferiores a cada caratula. Y lo mas probable es que estén en Spotify dentro de poco.































2011 Deluxe Editions:
 






Death Night
 






ENJOY!




5.12.2012


What the hell?









¿Sabes esa sensación? Esa sensación que se siente cuando todo el mundo gira en una dirección y te acabas dando cuenta que tu estas girando completamente en la dirección contraria. Pues eso, que a veces esta bien.. pero a veces es un puta mierda. Y lo peor es que hay veces que se puede arreglar.. pero otras solamente se puede arreglar eliminando una parte de ti. Y no, no voy a jugar esa baza, ni hoy ni nunca. I want to be haunted.








Tumblr,



5.10.2012



Looking.





*Si hacéis clic en la imagen se hace mas grande.



The happiest people don't have the best of everything, they just make the best of everything. Me gusta dibujar, me gusta mucho dibujar. Looking, looking for something crazy. Maybe a change, maybe.










Tumblr,



5.09.2012


R.I.P. M.S.








Where the wild things are. El mejor libro infantil de todos los tiempos. Rest in peace Maurice Sendak.










Tumblr,