7.09.2012



La zorra cuida de si misma...








No, yo no quería libertad. Sólo una salida; por la derecha, por la izquierda, en la dirección que fuese; no pedía más; aunque la salida fuese un engaño, mis pretensiones eran pequeñas, así que el engaño tampoco sería mayor. ¡Avanzar, avanzar! El caso era no estar inmóvil con los brazos levantados, aplastado contra la pared de un cajón.

Y aprendí, señores. Ay, se aprende cuando se tiene que aprender; se aprende, cuando se busca una salida; se aprende sin contemplaciones. Se vigila uno a sí mismo con el látigo; se desgarra uno a sí mismo ante la mínima resistencia.

En conjunto, he conseguido, en cualquier caso, lo que quería conseguir. Que no se diga que no ha valido la pena. Por lo demás, no quiero ser juzgado por ningún ser humano, solamente quiero difundir conocimientos; solamente informo; también a ustedes [...] no he hecho otra cosa que informarles.


F.K.

















1 comentario:

  1. <3 Tengo grandes deseos de que todo lo que escribes sea publicado en grande en un libro.
    Es fantástica tu facilidad de escribir.
    <3

    ResponderEliminar