9.16.2012



(Ir)Racional.








Nos dimos cuenta que nada era como antes, que ni tu ni yo nos mirábamos igual, que ninguno de los dos veía la vida de la misma manera que antes. Que ni siquiera nos escribíamos como antes, de hecho.. hasta habíamos dejado de hacerlo. Nos dimos cuenta que nos teníamos un aprecio sobrealimentado por los gustos mutuos, el sexo perfecto y la sonrisa cómplice que nos ponía a cien. Y aun habiendonos dado cuenta de eso, de nuestros errores o de nuestros fallos mutuos, aquellos que evitaban el continuo estado de felicidad mutua en nuestras visitas o nuestras conversaciones, no hacíamos otra cosa más que hablar monótonamente de elementos vagos, estúpidos, marchitos, antiguos,... nada que mereciese la pena. Y de hecho, aunque de pena decirlo y sea una perdida total de la integridad y del tiempo, no hacíamos nada para cambiar todo eso, no nos molestábamos para soltarnos mierda siquiera, no movíamos ni un ápice de nuestra inteligencia en pos de un futuro más lógico o al menos más lleno de pasión o con sexo de mayor y mejor sentido, o de vete tu a saber que. Y bien, porqué te digo todo esto, pues veras, ni siquiera yo entiendo esta estúpida situación de tira y afloja, no se porque jugamos a este juego inútil, no entiendo nada. Pero bueno, creo que he llegado a la conclusión, y de hecho lo se, que todo esto nunca tuvo ni tiene ni tendrá sentido si lo basamos en algo lógico, todo esto tiene sentido porque lo miramos irracionalmente, sin sentido ético, ni moral, ni lógico ni nada. Tiene, o al menos así se lo vemos porque no le aplicamos nada de sentido lógico o irracional de nada, porque lo basamos todo en el simple sentimiento, en la irracionalidad pura de la pasión, de los sentimientos,.. de algo que llamamos amor, o vete tu a saber que. Porque eso es, que es el qué o el amor o qué. Ni puñetera, ni puta, idea. Y así es siempre y así será. Y no hay más, es todo tan irracional que nunca nada, pero nada en este campo, tiene el sentido lógico que nuestro 'racional' cerebro tiene, y puede, que por esta razón nos atraiga tanto, porque incluso lo irracional nos atrae más que el propio sentido racional de cualquier cosa. Y es por eso que nunca lo entendemos, pero nos gusta, nunca lo vemos bien, pero lo hacemos, nunca nos negamos, nunca nunca nunca, pero siempre siempre siempre, y así nos va. Todo irracional, un cuerpo racional, una mente compleja y unas respuestas sin lógica alguna, buscadas y mezcladas entre lo más racional y/o irracional de nuestro sentido, de nuestra vida y de cualquier campo posible. Que nos hace sentir y nublar la irracionalidad de la vida de manera racional, para poder y/o intentar entenderla, para poder jugar o sentirnos capaces de manejarla de alguna manera. Porque normalmente, y moralmente, siempre, nos queremos hacer dueños de cualquier elemento que nos rodea. Poder, ese poder, entre lo racional y lo irracional de todo, de absolutamente todo.












No hay comentarios:

Publicar un comentario