10.31.2012



French cinema.









Se comienza a hacer el amor con la mirada y la voz. Y cuando esto resulta insuficiente, se continúa con cada una de las neuronas, con cada nervio, con cada arteria, con el calor de los labios, con la ternura de las yemas de los dedos, con la ansiedad de las uñas, con la humedad cristalina de la punta de la lengua y, finalmente, se hace el amor con cada trozo de recuerdo, con cada sístole del corazón, con cada diástole, con cada frustración y deseo.














10.30.2012



Diecinueve.








Nada mejor que buena música para alegrar estos lluviosos días! Si, estas semanas son esas en las cuales nos acabamos por dar cuenta, el frio polar nos mete un ostión y nos despertamos, que el invierno se acerca, que empieza a hacer frio, que va a seguir lloviendo y que necesitamos la buena música del último Superlative. Lo se, cuando el frio azota nuestras mentes se aclaran. Lo dicho, deja el frío a un lado y abrígate con buena música.








Ayer vi 'Last days', y sinceramente, esto es lo único destacable de la película.











10.29.2012



Blow up.







Que es Blow Up si no otro intento de querer mostrarnos la relación entre los superficial y el interior. La relación entre lo que vemos y lo que queremos ver, entre lo que debemos y lo que queremos llegar a ver. Entre lo que se nos muestra y lo que queremos que se nos muestre. No siempre somos capaces de ver todo lo que se nos muestra y muchas otras veces llegamos demasiado lejos con lo que se nos quiere mostrar. Muchas veces complicamos las cosas viendo más de lo que deberíamos. Interpretando más de lo que en realidad hay. ¿Puede llegar a ser un error dejar de ver las cosas simples y pasar a verlas siempre con un trasfondo más intimo del que tienen en realidad? Existen las cosas simples, llanas y planas. Y preciosas. ¿Por qué muchas veces buscamos la complejidad en aquellas cosas que no las tienen?¿Es acaso una respuesta al vacío interior de nosotros mismos?¿Buscamos algo más en las demás cosas porque sentimos que las nuestras están vacías e intentamos de alguna manera coger esas otras cualidades para hacerlas nuestras?¿o de nuestro entorno? Las cosas simples también tienen su belleza, también nos pueden llenar.. no tienen porque ser solo las cosas complicadas o menos sutiles aquellas que nos provoquen mayor placer. ¿O acaso medimos el placer por la complejidad de los elementos? ¿o vemos mayor belleza en aquellas que por su complejidad nos llegan más? ¿acaso una mayor complejidad denota mayor belleza interior? Creo que ni lo complejo denota mayor belleza ni lo simple significa menor intimidad.









10.28.2012




Self-portrait.









Estamos hechos de mil otros, la ilusión es el yo que pretende ser uno.

La aventura, la gran aventura, es ver surgir algo desconocido cada día, en el mismo rostro: es algo mas grande que todos los viajes alrededor del mundo.








He tenido la suerte de poder ver la exposición de 'Retratos', colección de obras maestras del Centre Pompidou, que se expone actualmente en Madrid. Es increíble ver la evolución de la mente humana y de su interacción en el mundo del arte y en este caso en la pintura. La evolución sobre la realidad, sobre nuestra postura a la hora de ver el rostro humano. Llegar a ver más allá del propio realismo para ver dentro del propio rostro e intentar retratarlo de tal manera que podamos expresar y plasmar los sentimientos interiores a través de la pintura. Es el intento de retratar el interior y menos la copia exacta del exterior. Mas sentimiento que realismo. Es fascinante.

- ¡Pero si ese no soy yo! 
- Lo se, pero así es como te veo yo, y eso es lo que vale, eso es todo.
















10.27.2012



Implosión.









Una de las maneras es imaginarse esto tal y como es, literal. Imaginarse todo tal y como es, tal y como viene, tal y como nos lo dan, tal y como nos lo presentan. Otra de las maneras es tomar lo que nos dan, lo que nos ofrecen, y hacerlo nuestro. Es decir, coger el todo como un todo que se nos entrega, que se nos brinda y brindarnos, a nosotros mismos, la posibilidad de transformarlo y adecuarlo a nuestro parecer, a nuestro gusto. Esto es básicamente lo que pasa con absolutamente todo. Es fácil coger las cosas tal y como nos las dan y asumirlas, por el mero hecho de asumirlas, sin esfuerzo, sin valor, sin implicación, sin someterlo a ningún tipo de critica, opinión o aventura. Lo difícil es cogerlo, evaluarlo y transformarlo en nosotros mismos. Implicarnos dentro de ese todo y darle sentido, nuestro sentido, convertirlo parte de nosotros, sumergirnos y aventurarnos a transformarlo por y desde dentro, sumergidos en la base, actuando desde la base, impresionando nuestras ideas desde dentro, amasando nuestra realidad y no la suya. Eso es lo dificil.

Ayer vi La mujer sin piano. Antes de empezar la película, y supongo que gracias a que la actriz principal es Carmen Machi, tenia la idea de que la película tendría una cierta velocidad y sería, al menos, un poco cómica. Pues no, en realidad es todo lo contrario, si bien alberga unos pequeños gestos cómicos, más bien globales y no puntuales, es una película lenta, pero lenta no en el mal sentido, más bien lenta a la antigua usanza. Es decir, los planos son largos, no hay casi dialogo, es una película más bien basada en los pequeños detalles, en la reflexión, en la existencia propia de esos pequeños detalles, que a su vez son inexistentes en la propia vida diaria de los personajes y que tanto echan de menos. En cierta manera, es una película que quiere expresar esa sensación de invisibilidad cotidiana que muchas, o algunas, madres sienten cuando sus hijos se han marchado y la existencia de su matrimonio ha pasado a un estado de penumbra constante, en donde no hay momentos irracionales y la racional monotonía cubre el día a día como un manto aplastante y asfixiante. Personas que acaban buscando las únicas salidas posibles en su vida para escapar de ese sentimiento de ahogo constante. Que buscan cualquier recodo de diferencia para sentirse vivas. Y tengo que decir que Carmen consigue transmitir esa sensación muy bien. No se si es por su cara de poker constante, por los pequeños gestos de alegría cuando el polaco se expresa o porque consigue absorber esa monotonía constante tan bien que parece que va a implosionar de un momento a otro. Y digo implosionar porque probablemente explotaría invisiblemente, de tal manera que nadie se diese cuenta de nada. Y hay dos cosas más que me gustaron de la película. Por una parte, me encanto esa sensación de libertad cuando toca el piano, como reflejo de una vida pasada, un pasado que puede parecer lejano y bien guardado, y que no se nos muestra el porque de ese secretísimo. Simplemente se nos deja ahí el hecho de que existe en ella misma una pasión, que es el piano, o al menos lo parece, y que, como todo lo demás, se denota invisible, bien guardado, una pasión que no se va a desplegar o que, al menos, no va a volver a florecer. Y por otra parte, me parece formidable el uso de los planos. Es decir, durante la película, más que primeros planos de ella o de los personajes, o incluso de las propias acciones, lo que podemos ver son planos medios de las habitaciones que guardan esas acciones. Mientras que las propias acciones no se ven, solo se oyen, como si también fuesen invisibles, como ella misma. Me ha gustado mucho ese uso del lenguaje cinematográfico que, de la misma manera que los diálogos y el argumento, nos quiere demostrar ese sentimiento de invisibilidad constante que la monotonía nos da. Ah! y no se me puede olvidar la fotografía, fría, tenue, llena de claro-oscuros, triste, verde,.. si, la fotografía me ha gustado mucho. Tenéis que ver esta película, merece la pena.












10.25.2012



El alma base.







Llover. ¿Qué es llover? ¿Qué es ver llover? La nada. El vacío. El agua eterea. ¿Nos gusta ver llover porque lo vemos libre? Puede ser que nos guste porque nos sentimos libres y, a su vez, nos sintamos libres porque nos sentimos vivos. Entonces, ¿nos gusta ver llover porque nos hace sentirnos vivos? Me gusta ver llover, pero desde mi ventana. No me gusta que llueva cuando salgo a la calle. Y eso, ¿significa algo?

Corazas. Esos elementos psíquicos y/o físicos que nos protegen de un elemento exterior. Y digo psíquicos porque en nuestra vida real también las usamos, también nos las ponemos. Y lo bueno, o al menos a mi me lo parece, es que somos capaces de graduar sus intensidades a nuestro gusto. Supongo que es porque no todos los ataques son iguales, o porque no siempre nos sentimos atacados de la misma manera. Creo que sí. Es como nuestras caras. Sí, nuestras caras también son muchas veces como corazas, como escudos, que también graduamos a nuestro antojo. Nunca ponemos o nos enfrentamos a una persona, ni le mostramos, con la misma cara que a otra. Es, en cierta manera, un mecanismo de defensa. Como si de personalidades varias se tratasen, no todas las personas generan el mismo nivel de afecto y es por eso que no vamos a reaccionar de la misma manera sobre todas las personas. Es un acto de acción y de reacción, de acción y protección, de ataque y protección. Podríamos decir, de manera general, que, en cierta manera, actuamos como actores por la vida. Enmascaramos nuestras diferentes facetas y/o rostros dependiendo de los actores con los cuales vayamos a participar en la obra. Jugamos diferentes roles en las diferentes escenas de la vida, muchas o, creo yo, casi todas las veces, por pura protección. Para proteger nuestro yo único y personal que se encuentra muy dentro de nosotros, nuestro personaje original, el alma base, y por el cual no queremos sufrir. 

Una tensión, una situación, algo que ha ocurrido y pasado, y más allá de eso, no se. Sera la historia de una persona que le habla a otra que no dice nada. Después comparan sus manos, y finalmente se funden en un abrazo.

Capturo una mota de polvo en el aire, tal vez sea una película ¿Qué importancia tiene eso? ninguna, pero yo lo encuentro interesante, por tanto afirmo que esto es una película.













10.24.2012



Velocidad arterial.







La posesión de los cuerpos en la intimidad. El abrazo cercano, lento, sin miradas, palpando, por detrás, deslizando lentamente las manos desde la espalda para avanzar hacia el estomago y conquistar finalmente tus brazos y tu pechos. Esa intima y apasionada posesión poética de nosotros mismos, de nuestra alma materializada en cuerpo. Del sentimiento hecho carne. La pasión inconsciente. Sentir la sonrisa a cámara lenta. Acercase más y cada vez más. Apretujar con los hombros, porque las manos no son suficiente amarre. Y sellar, sellar el momento. Acercar la cabeza a la tuya, juntar los pensamientos y oler, oler tu descabellado perfume. Tu corpórea fragancia, dulce y voluptuosa, explosiva expresión particular. Y sellar con una sonrisa beso todo. Escrutar con besos tu cuello, cerrar los ojos y estallar de alegría cerebral, velocidad arterial desmesurada. Placer, desmesurado placer. Congelados instantes de olor, tacto y ciega expresión mutua. Porque todo lo demás sobraba entonces y era esto, solo esto, lo que quería expresar. Porque las palabras no venían ni me entendían y era esta intimidad mi única manera de poder decirte todo.











10.22.2012





El sí y el no.







Era ese masoquismo mutuo el que, en cierta manera, les hacia estar tan unidos. Esa dualidad de amor odio era al final lo que más les atraía. Esa capacidad autodestructiva que ambos tenían sobre si mismos y sobre el otro, ese atrevimiento honesto de expresar la verdad a la cara, sin tapujos y sin problemas, planteando todos los posibles resquicios de odio o de amor a simple vista, sin ocultar nada, sin dejarse ni el mas mínimo detalle en la recamara, era ese lazo de unión que muchas veces no eran capaces de entender o incluso de explicar. Para ellos, muchas veces, ahí es donde residía ese erotismo mutuo, capaz de doblegar sus enfados, sus miedos.. capaz de todo. Eran amantes bipolares con miedo a la normalidad, a la dependencia mutua, a la monotonía existencialista de la pareja única preestablecida, a todos los tópicos antiguos que sus antepasados habían trabajado y guardado con esmero. Tenían miedo de todo ello, y muchas veces eran esos miedos los que les alejaban, pero muchas otras los que les atraían. Sería mucho decir, e incluso muy aventurado generalizar, que les movía el miedo mutuo. Les movía el miedo a caer en lo común, en la dependencia dual de los seres humanos. Miedo, para ellos el miedo, algunas veces, era razón de lucha, que sin darse cuenta, se acababa por convertir en una lucha de parejas miedo-dependientes que se creaban ilusiones de independencia para no perder ese privilegio que tanto les gustaba rascar el uno del otro. Eran esa maraña erótica de contradicciones que si bien se atraían en lo opuesto odiaban sentirse separados monótonamente de su independencia, que era, al fin y al cabo, y sobre todo para ellos, su máxima expresión de amor mutuo. Esa independencia positiva y mutua de amor dual hacia lo conocido y lo desconocido, hacia el uno y en contra del otro, hacia el sí y el no.













10.21.2012



7ºA.









Una de las grandes cosas que me gusta del cine, aparte de la increíble capacidad de emocionar y entretener, es su capacidad para hacerte pensar. En cierta manera, por muy estúpida o banal que pueda parecer una película, en algún punto, y aunque siempre hay excepciones, desprende un mensaje, algún tipo de mensaje. Ves una película y al terminar, asimilar la película y comentarla, hablar sobre ella, discutir, argumentar, ver todos los puntos de vista,... esas, en cierta manera, son las mejores maneras de disfrutar el cine. Descubrir los puntos de vista de los demás, todas aquellas cosas o elementos que se te pueden haber escapado a ti pero que, por otra parte, los demás han podido ver. De la misma manera que ningún actor interpreta un personaje de la misma manera que otro, ninguna película es interpretada de la misma manera que otra por un espectador. Todos tenemos nuestros puntos de vista, nuestras maneras de ver cine, de escuchar a los personajes, de sentir sus intensidades, sus pasiones, sus flaquezas, sus lagrimas y sus sonrisas. Lo increíble del cine, en cierta manera, es lo personal que puede llegar a ser. Ningún director de cine hace, ni hará, una película igual que otro. Y por eso, nadie ve las cosas igual que los demás. Y eso, queramos o no, es lo que nos enriquece. Las diferentes opiniones y puntos de vista nos abren la mente, nos hacen capaces de ver más allá de lo que somos capaces de ver, liberan nuestras ideas y las hacen más grandes. Entre todos construimos mayores ideas, liberamos la objetividad en cierta manera, aumentamos la subjetividad, la liberamos, la hacemos más grande. Es esa capacidad de contar historias personales de la manera más personal que existe lo que lo hace realmente un arte. Un arte capaz de emocionar. Esa división temporal de los actos, posteriormente construidos como un todo único, en donde una historia toma todos los matices subjetivos que un artista cinematográfico es capaz de plasmar eleva al cine a una categoría superior, a la tan merecida categoría de séptimo arte. Siempre lo he visto, y siempre me ha gustado verlo, como la masificación plástica de los sentimientos, ideas, sueños e historias visuales en movimiento capaz de generar una de las mejores alegrías interiores que existen.












10.19.2012



Qué y cómo.









Empieza a amanecer frio, hace una semana que hace frío por la mañana y por la noche. Incluso hay días en los cuales ni siquiera los pájaros tienen ganas de cantar, por miedo o por vergüenza, dejan su embriagador canto a las maquinas reconstruye casas. Hay mañana que ni suena la música clásica del vecino, que le vamos a hacer, a veces las maquinas tienen ese poder. La casa comienza a coger color, comienza a coger calor y poco a poco todo comienza a rodar. Las clases ruedan, los horarios ruedan y las relaciones comienzan, porque no, también a rodar. Hay nuevas caras, nuevas risas, nuevas lecturas, nuevos trabajos,.. últimamente todo esta lleno de cosas nuevas. Es tiempo, es el tiempo de las cosas nuevas supongo. Eladio y los seres queridos cantan Viviendo con miedo, cantando para despertar y ahuyentar el miedo, el miedo del inicio supongo. Aquí no es muy bienvenido el miedo. Se suceden las películas, todas ellas necesarias pero nada obligadas, todas de variados años cinematográficos, todas ellas educativas e increíbles. Así es el cine. Recientemente he tenido el placer de escuchar que el cine es como una droga que se nos mete dentro y que quieras o no, no vas a poder (y en cierta manera tampoco vas a querer) dejarla. Que el cine no es algo que pueda darte de comer todos los días o que incluso es muy probable que pasemos hambre haciendo cine. Pero que, por otra parte, es algo, algo tan grande, por lo que no nos va a importar pasar hambre, puesto que nos va a dar de comer en otro sentido, de otra manera mucho más grande y que nos va a aportar más alimento. Es lo que he creído siempre, y lo que he ido reforzando dentro de mi, sobre todo durante este último verano, cada vez más. Es la cultura de la pasión, es ese alimento que te llena de pasión, de alegría, de miedo, de sentimientos, de pensamientos, que sin querer o muchas veces queriendo, te alimenta por dentro. Y escucharlo de grandes del cine te hace sentirte grande, te hace sentirte bien, te hace dejar de sentirte 'diferente', aun sabiendo que no es ningún problema sentirse así. Los peculiares horarios nuevos van intentando, a veces con mejor fortuna que otra, modificarte el ritmo de vida hacía tiempo establecido. La inmensa ciudad va amoldandose cada día más a ti, aunque en realidad sabes que es al revés. Un monstruo de estas envergaduras no pierde el tiempo engullendo, tiene la suerte de atraer engullidos. Las antiguas relaciones esporádicas, que ya creías olvidadas, van volviendo a florecer, nadie sabe como, pero lo van haciendo. Puede que huelan el cambio y se arrimen a la ilusión de algo nuevo, cuando en realidad, a lo sumo, es algo mutado a algo mejor, algo más grande, más lleno de realidad y de loco futuro creíble. Las relaciones familiares semicongeladas a esporádicos encuentros habitualmente semiobligados vuelven a florecer, embellecen las situaciones y las van haciendo cada vez más grandes. Al igual que tu propia relación con la cultura, que nunca había muerto pero que a veces pasaba por pequeños grandes baches y que ahora, gracias a toda esta nueva situación, vuelve con más y con más fuerza para quedarse para siempre. En fin, el cálido verano deja ya de despuntar y deja sus horarios al tan ansiado otoño, en cierta manera tan diferente al que conocías. Aquí no vas a poder ver tantos arboles perecer, ni vas a poder sumergirte en piscinas de hojas caducas, con sus especiales tonalidades anaranjadas. Aquí vas a tener otras cosas. Otro tipo de cosas, diferentes, pero muy increíbles todas ellas. Como un bote recién salido de puerto que comienza su andadura en mar abierto te has lanzado a ver y descubrir tantos frentes diferentes como mareas, cada una con sus oleajes y sus andaduras, todas ellas, capaces de darte miles y miles de movimientos y olores que te embriagaran como el mejor de los licores. Saber apreciar el mar resulta muchas veces más fácil de lo que parece, solo hay que saber qué y cómo mirar.






10.17.2012



Hi there!








Ya estamos aquí, en mi nueva etapa. Podría decir nueva vida, pero no lo es. No lo es porque tengo pasado, pasado que crea mi presente y que ayuda a mi futuro. Lo que acaba de comenzar es una nueva etapa. Etapa fuera de casa, etapa en otra ciudad, etapa estudiando otra cosa, etapa estudiando algo que me encanta y que pinta muy bien,.. una etapa excitante. No miento cuando digo que me lo he montado muy bien, que voy a tener que trabajar muchísimo y que, en cierta manera, siento una tranquilidad por el echo de haber conseguido cerrar una etapa increíble consiguiendo, a la vez, abrir otra, que espero sea más excitante e increíble aún. A fin de cuentas, la frase 'cuando se cierra una puerta se abre otra' me ha parecido muy buena siempre, y me ha ayudado a evolucionar siempre. A caminar y no parar, a seguir hacia adelante. Al inicio de esta nueva etapa pensé algunas veces en cerrar este blog, a modo de fin de una era, de una época, de mi etapa anterior. Pero pensé, no tiene sentido cerrar este blog y aislar mi pasado, mi etapa pasada en un blog anterior. No tiene sentido hacer como si se a olvidado el pasado, porque como he dicho antes, ese pasado, mí pasado, es el que ayuda a crear mi presente. Por ese motivo, porque en cierta manera este blog es parte de mi, no puedo cerrarlo. No puedo cerrar mi pasado y olvidarme de él. Y bueno, después de este desvarío temporal me queda decir que hola. Hola nueva etapa, nuevo camino, nuevo futuro, nuevo todo. Hola, no te escondas y ven, que tengo hambre y tú, querido futuro, siempre desprendes un muy atractivo aroma, muy apetecible, bite, bite the future. Hola, y quedare, quedate aquí, que esta será nuestra casa también en nuestra nueva etapa. Ven, quedate. No tengas miedo.






10.12.2012



Details.






Corto que he presentado en el concurso de cortos de Fiestas de Villava 2012.

La vida esta hecha de detalles, y cada uno de ellos nos hace sumar, siempre sumar. La vida es un camino corto que debemos de aprovechar al limite. Carpe Diem.

Song: Bon Iver - Beth/Rest (Hosoi Remix)
[Todas las imágenes son propiedad de las productoras]











10.10.2012



Intro








Vídeo dirigido por mi y editado por Le Moustache Company, incluido como Intro en el Superlative HH Deluxe Edition.









10.05.2012



Mayoría de edad.







Mis cd's recopilatorios Superlative cumplen su mayoría de edad con este numero XVIII. Si, no hacia falta mencionar que la mayoría de edad son 18, pero si me pongo a mirar atrás, no imaginaba cumplir la mayoría de edad cuando empece a realizarlos. Y es por eso que, en cierta manera, el numero 18 es especial. En realidad lo son todos, pero quien sabe, igual mis Superlative comienzan a madurar a partir de ahora. Siempre es bonito cumplir años y avanzar en aquellas cosas que nos gusta hacer, y puesto que a mi me encanta realizar estos Superlative, cumplir años con ellos es siempre mucho más bonito. Y ahora, después de este intento de reflexión, posible 'madurez', solo queda que os lo descarguéis aquí y, si os da la gana, me digáis si merece cumplir o no más años. Vamos a cumplir más años, digáis lo que digáis, pero nunca están de más unas pequeñas pisadas de teclado.