11.27.2012



Campana de piel.







Ayer tuvimos la suerte de tener a Enrique Urbizu en una master class de cuatro horas. Y bueno, increíble. Un hombre que no levanta casi la voz, con un tono más bien plano, pero que cuando comenzó a perder los primeros nervios empezó a destapar toda su sabiduría haciendo que nuestro interés creciese a un ritmo vertiginoso. Rodar no es lo mismo que dirigir y, a si como decía el maestro Godard, "Dirigir es un deber moral". Un oficio que es como un espejo, en donde se dirigen las emociones. Habeis elegido un oficio muy bueno porque es muy duro. Te vas a morir con tu estilo. Otro loco amante de Lynch. Una inspiración como siempre.

Llamo a mi esposa: Gala, Galuchka, Gradiva (porque ha sido mi Gradiva); Oliva (por el óvalo de su rostro y el color de su piel); Oliveta, diminutivo catalán de oliva (aceituna); y sus delirantes derivados: Oliueta, Oriueta, Buribeta, Buriueteta, Suliueta, Solibubuleta, Oliburibuleta, Ciueta, Liueta. También la llamo Lionette, porque ruge, cuando se enoja, como el león de la Metro-Goldwyn-Mayer; Ardilla, Tapir, Pequeño Negus (porque se parece a un animado animalito selvático); Abeja (porque descubre y me trae todas las esencias que se convierten en la miel de mi pensamiento en la atareada colmena de mi cerebro). Me trajo el raro libro de magia que debía nutrir mi magia, el documento histórico que probaba irrefutablemente mi tesis cuando estaba en proceso de elaboración, la imagen paranoica que mi subconsciente deseaba, la fotografía de una pintura desconocida destinada a revelar un nuevo enigma estético, el consejo que iba a salvar del romanticismo una de mis imágenes demasiado subjetivas. También llamo a Gala Noisette Poilue-Avellana Vellosa (a causa del finísimo vello que cubre la avellana de sus mejillas); y también «campana de piel» (porque lee para mí en voz alta durante las largas sesiones de mi pintura, produciendo un murmullo como de campana de piel, gracias al cual aprendo todas las cosas que, sin ella, no llegaría a saber nunca). Salvador Dalí.








No hay comentarios:

Publicar un comentario