12.13.2012



¿Me miras?






¿Me vas a decir que pasa? ¿Me vas a contar que es lo que te he hecho? Sabes, odio rotundamente tu indiferencia. Me hace sentirme mal. Me hace sentirme austero, corrompido, sin sentido, vacío. Es como si me quitases un pedazo de alma, la dejases congelada durante un tiempo y no parases de enfriarla durante todo el tiempo que me dejas sin información. No se si te das cuenta, pero este vacío en el que me mantienes es muchísimo más angustioso que cualquiera de los guantazos que puedas y quieras darme. No se si te das cuenta, pero al menos cuando me das un ostión se que estas viva. Me duele, claro esta. Como sabes, no soy de piedra, y nunca lo sere. Me encanta la piedra, creo que es bonita y muy resistente y fragil a la vez. Y aunque muchas veces pueda creer que la piedra es un buen símil para mi personalidad, es decir, es resistente y fragil, tiene su belleza (incluso interior), pero es fria. Y no, yo no soy así. Sí que soy resistente y fragil a la vez, pero nunca seré frio. Y es esto, precisamente esto, lo que más me esta matando ahora mismo. Que me estas tratando friamente, me estas helando, me estas congelando el alma, y no puedo. No lo soporto. Rájame, destrípame, déjame ver que me ves y que te veo viva. En realidad no es tan complicado. Pero tu te aferras en querer ser esa persona que una vez fuiste, sin darte cuenta que yo te conocí así cuando tú todavía ni sabias que existia. Y si, no te voy a engañar que me gustabas, pero era más fisicamente y por el tipo de personalidad que yo ajustaba a todo aquello que conocía sobre ti. No era porque conociese tu personalidad, porque si no, quien sabe. Yo se que no eres así ahora, y no me voy a poner medallas porque no fue gracias a mi que ahora eres así. Fueron una serie de circunstancias las que te llevaron a cambiar, a verte diferente y a ver a los demás de una manera diferente. Y ¡sí! no te puedo negar que no me acercase a tí o que no te quisiese conocer por lo que te he dicho, pero en los primeros instantes pense, al ver como eras, que igual no era la mejor idea. ¿Pero sabes qué? De alguna manera u otra, mi intuición me dijo que debía conocerte, sentia esa primera atracción, mucho mayor que la sexual (porque tu y yo sabemos que hay atracciones, depende de las personas, que son mayores a la sexual). Mi intuición y mi quiensabequenumero sentido me decía que eras especial. Y durante mucho tiempo me estuve diciendo que eras especial, y no solo eso, mucho más allá de decirme que eras especial, era que te veía especial. Sí, ya se que es lo mismo que te cuento siempre, y me vas a decir que estas cosas ya las sabes y que sí y que sí y que sí. Pero yo te digo que no, que no veo que le estes cogiendo el sentido. Bueno, el sentido, por llamarlo de alguna manera. Mírame. Se que en algún punto dentro de ti me estas creyendo y sabes que tengo razón  Se que en este tipo de cosas suelo ponerme muy cabezon y me puedes decir que no tiene sentido que me ponga cabezon porque en realidad no tengo experiencia. Es cierto, no tengo experiencia en este tipo de cosas, pero tu tampoco. Y en este sentido, yo veo que de momento hay una diferencia entre nosotros, porque aunque ninguno de los dos no tengamos experiencia, yo al menos siento que me siento vivo hacía ti. No voy a decir por ti, porque ambos odiamos esa posesión dual que se convierte en un único uniformado ser. Me siento vivo hacía ti, me siento atraído hacía ti. Pero no se si tu sigues sintiéndote igual, porque te aíslas y te congelas. Y todo lo que creia vivo en ti se muere, se congela, se enfria. Y siento como vuelves al pasado, queriendo, de alguna manera, resguardarte del presente. Y es entonces cuando pienso que igual lo que te pasa es que tienes miedo. Y me planteo si es que tienes miedo de enfrentarte al futuro o miedo de enfrentarte al presente. Entonces, ¿que ves en el futuro o en el presente que te de tanto miedo? En realidad siempre te vi muy valiente, y puede ser que mis sentimientos ahora mismo se dividan por el posible miedo que tengo a verte con miedo, sin esa valentia y caracter que tanto me han gustado siempre. En realidad lo que necesito es que me mires a los ojos y me digas si mi miedo es culpa de tu miedo al presente o de tu miedo al futuro. Que me mires y me hagas sentir que no tienes miedo a sentirte viva ahora o en algún futuro. ¿Me miras?













No hay comentarios:

Publicar un comentario