12.14.2012



Mood.





Muchas veces me da por pensar porque me quedo sin inspiración, porque no se me ocurre nada que escribir y me agobio. Me agobio, yo que no me suelo agobiar al extremo, pero cuando lo hago lo llevo al extremo y me agobio por estar agobiado e intento cambiar eso y me digo a mi mismo que no me puedo agobiar por estar agobiado y me digo que va, que no será para tanto, que lo racionalice y que lo vea desde arriba que seguro que es más pequeño de lo que parece. Porque sí, yo siempre creo que las cosas las masificamos cuando nos agobiamos y es algo que no debemos hacer. Creo que tengo una muy buena habilidad de separarme de los problemas lo justo como para poder verlos con distancia y desde otra perspectiva y saber, o llegar a saber, que hacer para solucionarlo o al menos, que no me agobien de la misma manera y pueda pensar que hacer para solucionarlos. Aunque solucionarlo me cueste o me lleve a otro agobio, volveré a coger distancia y volveré a atacarlos de nuevo. Creo que en esta vida todo tiene solución y todo, absolutamente todo, se puede ver de una manera diferente. A veces  vemos las cosas mal porque queremos, no porque esten mal. Pero bueno, se puede decir que a veces. Otras veces no. Y cuando me pasa eso, que pienso porque no me sale nada, me siento diferente. Iba a poner que me siento medio vacío, pero tampoco es eso, tampoco es medio vacío la expresión correcta. Es sentir que, en cierta manera, me han quitado una minúscula parte de mi cerebro que es esa parte activa e inspiracional que hace que funcionen, en este caso, mis dedos escritores teclistas. Pero bueno, hablar de este tipo de cosas en este caso, cuando estoy escribiendo esto porque esto mismo me estaba pasando hoy y se me ha ocurrido pensar y preguntarme por que me pasa eso, no tiene mucho sentido. En parte si, pero bueno, lo que debería hacer es encontrar la manera de responder esa pregunta. ¿Por qué muchas veces nos quedamos sin inspiración y nos quedamos, por decirlo de alguna manera, vacíos  A mi cuando me pasa me siento estúpido  sinceramente. Otras veces pienso que simplemente perdemos, en cierta manera, la inspiración porque queremos. Quiero decir, cuando perdemos la inspiración o decimos que la hemos perdido, nos quedamos como chafados y acomodados en nuestra situación facil de sentirnos culpables en vez de movernos y explorar nuevas situaciones o nuevos lugares. Porque aunque parezca que no, el hecho de cambiar la situación, mover los lugares y los puntos de visión, puntos de vista, es lo que hace que nuestra inspiración se active, se mueva y nos 'aparezca' la inspiración otra vez. Hablo de esto como si estuviese postulando algún tipo de formula magica cuando en realidad soy el primero al que la falta de inspiración le ocurre con frecuencia y soy el primero que muchas veces no mueve su contorno, no lo hace girar, y se acomoda en la situación facil. Pero bueno, como muchas veces no existen formulas magicas para este tipo de cosas, a veces para nada, yo os aburro con mis teorias magicas sobre la inspiración y la falta de ella. El caso es que hay que moverse y luchar hasta por no perder la inspiración, porque la inspiración, lo queramos o no, es como un ente semi magico que agobia y presiona al creador continuamente. Es como la media naranja magica con la que se tiene una estrecha relación de amor odio. Es aquella otra parte que no podemos dejar de amar pero que muchas veces odiamos a más no poder. Yo os digo que lo veo así, pero tambien os digo que no deberíamos odiar a nuestra inspiración. Aunque ahora que lo pienso, el odio tambien genera inspiración muchas veces.. hasta la inspiración tiene ciclos internos raros de auto amor odio. Esto es un lio cerebral de mucho cuidado. No perdais la inspiración (como si alguien la quisiese perder alguna vez) ni el humor. Please.











No hay comentarios:

Publicar un comentario