2.12.2013



Dos no es tres pero uno no existe.










Es desesperante ver como la mente no sigue a la razón, como la mente no sigue a la actitud, como la mente no sigue a lo que se quiere, porque muchas veces puede darse el caso de querer algo y que la mente no quiera seguirte, y es una putada, porque te atascas y no vas a ninguna parte. Es desesperante ver como quieres pero no puedes porque no te sale nada. Es desesperante saber lo que se quiere pero no saber plasmarlo, y ver como, intento tras intento nada fluye y todo se atasca. Es desesperante ver como aun sabiendo que lo sabes y que lo sabes hacer no se canaliza nada y todo se encuentra solidificado como tu cerebro sin agua. Es desesperante sentir el cerebro estancado, sin aceleración molecular ni neuronal capaz de mover las ideas que tienes y que sabes que tienes y que además sabes que son buenas. Es desesperante. Pero bueno, siempre tenemos el cafe o algún tipo de bebidas de esas que excitan las alas o vete tu a saber que. Y si todo eso falla, pues hay dos opciones. O te suicidas, o te vas a dormir o te vas de fiesta. Dos no es tres pero uno no existe.














No hay comentarios:

Publicar un comentario