4.01.2013



El ciclo.








Nada necesitas si todo quieres. Es solo querer lo que necesitas, mucho más allá del hecho de querer tener. Yo sabía lo que quería, pero no sabía qué era exactamente ese querer. Se me hacía fácil sentir que quería algo, capaz de ver el querer sin saber el propio poder de saber el querer, no supe ver qué quería ese querer. Era cuestión de pensar cual era mi querer, de pensarlo o de sentirlo. Igual el problema es que lo pensaba demasiado y no era capaz de ver que el querer no se basa en el pensar si no en el sentir. Los errores de la inexperiencia se pagan caros. Y no sentía ni me sorprendía no darme cuenta, porque sabía que ese era mi querer. Ahora me pregunto si es que en realidad no importa si la experiencia nos va a dar la solución mientras que sea nuestro querer del momento aquel que nos haga sentir bien, erremos o no en el intento de descubrir si es realmente ese querer el que queremos. Porque igual es todo una búsqueda, e igual no vamos a parar nunca. Porque puede que llegado un punto, en donde la experiencia futura haya negado nuestro querer pasado, cuando se nos brinde un nuevo querer y el gran ciclo del querer y del sentir se renueve otra vez. No teniendo sentido dejar de querer por haber sentido que se quiere algo al menos una vez de verdad. La duda inmortal y el ciclo.





1 comentario:

  1. Es complicado el querer...
    Genial la elección de la primera canción <3

    ResponderEliminar