8.26.2013





C'est la vie.








A veces no entiendo mi estilo de vida, el que tengo, si es que tengo uno en concreto ya definido. Observo a la gente, que va a trabajar de lunes a vierenes, comen, tienen un hobbie, descansan el fin de semana, etc. En resumidas cuentas, disfrutan de una vida relajada, un tanto contemplativa, dependiendo del grado de sus hobbies, embarcados todos ellos en su semi-dinamica vida monotona. Repetitiva al fin y al cabo, solo contradecida por la ligera y ocasional variación que marca la diferencia y estructura la excepción que confirma la ley de su vida. Pero los miro, y no se hasta que punto es envidia o simple compasión o contemplación. A veces no lo entiendo. Ellos tienen un estilo de vida y supuestamente una meta en la vida, un sueño cumplido o por cumplir, un algo. Yo también tengo un sueño, muchas metas que he ido cumpliendo poco a poco, y de las cuales me siento muy orgulloso, muchos sueños (que me quedo corto con uno) y decenas de variaciones, bien marcadas por mi o por los elementos aleatorios que me rodean. Pero, a pesar de eso, tengo la sensación de no tener o no albergar todavía un estilo de vida. Podría referirme, y pienso en esa palabra, a camino, pero no, el cambino creo que lo marco bien, creo que en ese sentido lo estoy haciendo bien. ¿Entonces, esa sensación tan rara porque es? A medida que escribo pienso que puede que el problema y la extraña sensación venga determinada por la aleatoriedad que le confiero, y se confiere a fin de cuentas sola, al propio termino de estilo de vida. Es totalmente cierto que cada uno de nosotros conferimos el camino y el contexto del 80% de nuestro estilo de vida, somos nosotros mismos creadores de ese 80% de realidad. ¿Es entonces ese 20% restante el que genera esa inseguridad, duda y extraña sensación en el camino recorrido y en la propia visión del futuro por recorrer? ¿Deberiamos dejar de pensar e intentar controlar ese 20% y simplemente disfrutar del 100%? Siempre me ha gustado y siempre le he visto muchísima lógica a la frase "El miedo es lo que nos mantiene vivos". ¿Será justamente por este tipo de cosas? ¿Por el 20% que nos genera el miedo suficiente como para continuar? Ahora me pregunto entonces, ¿todas aquellas personas que monotonamente ejecutan su vida dentro de ese marcado estilo de vida, no tienen miedo? Y entonces, ¿si no tienen miedo estan realmente viviendo? Puede que su comodidad y su estilo conocido de vida les otorgue un margen muchísimo más inferior de miedo, tal vez un 2% ó 5% y realmente si que vivan. De todas formas (suena Hallelujah, en mejor momento imposible) si estas personas no viven, ¿qué hacen? Porque, ¿viene la calidad o la cantidad de vida determinada por la cantidad de miedo que cada día somos capaces de soportar? ¿Es acaso directamente proporcional el miedo a la vida? Muertos no tenemos miedo, pero tampoco vida. ¿Es entonces normal y comprensible este constante "miedo" que siento en el continuo devenir de mi vida? ¿Significa que estoy cada día más y más vivo y que por lo tanto no debería entonces preocuparme tanto? C'est la vie.
























No hay comentarios:

Publicar un comentario