9.22.2013





Blindajes.










Muchas veces me pregunto si tiene sentido tener alma en algunas situaciones. Las ilusiones son inversamente proporcionales a la felicidad. Creo que muchas veces no hace falta, o al menos, no merece la pena tenerla, puesto que es mejor no sentir nada y simplemente blindar ese momento de nuestra vida y dejar que pase, simplemente, sin sentirlo, casi sin saber de el. Como un fantasma, incapaz de sentir, incapaz de demostrar sentimientos. Impasible ante la realidad más cercana. Como una actor que desnudo elige tener una u otra cara ante la realidad, para enfrentarse a todas y cada una de ellas de manera diferente. Pero hay un problema, que reside en el echo de no ser actores, y se vasa en que muchas veces no somos capaces de aceptar todas aquellas experiencias que nos da la vida y cuando llegan y no nos gustan o no nos las esperábamos así, nos destrozan por dentro, nos hacen añicos. Porque a diferencia de los actores, capaces en teoría de blindarse su realidad para interpretar otra, nosotros exponemos nuestra realidad constantemente, liberando todo nuestro ser a cualquier tipo de realidad, sea buena o mala. Y bueno, así nos va luego.










El actor ideal no debe tener alma, porque tiene que recibir el alma de los demás. Y esta carencia de alma es una de las razones por las que la profesión de actor siempre ha resultado un tanto sospechosa a la autoridad oficial. Vittorio Gassman.

Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso. Charles Chaplin.

Un actor debe interpretar la vida, y para ello deben estar dispuestos a aceptar todas las experiencias de la vida tiene que ofrecer. De hecho, debe buscar más de la vida que lo que la vida pone a sus pies. James Dean.








No hay comentarios:

Publicar un comentario