10.19.2013





Disertación primera.











Se que no se trata de un encuentro casual. Los encuentros casuales no existen, aunque suene muy autoritario y extremo, condimentos llevado al extremo que eliminan muchas otras posibilidades existentes en el otro lado de la frase. Ellos han caminado toda su vida, porque les gusta caminar, porque es su manera de hablar. Sentados dificilmente logran expresar lo que sienten, lo que ven o lo que piensan. Es el horizonte, el infinito, que les induce a hablar. La lectura de su futuro alberga todas aquellas palabras del presente que el mismo presente estatico no les deja expresar. Desde la lejanía siempre me pregunto que será lo que esten contandose el uno al otro, ¿sobre que hablan? ¿qué se cuentan después de más de 30 años juntos? A veces me pregunto que pasaría si por alguna razón, todo su conocimiento estuviese dentro pero hayan sido expuestos a una separación de 25 años entre medio. Es decir, que aun albergando todo el conocimiento de vida en común solamente hayan podido vivir 5 años juntos al inicio y ahora, más de 25 años después, se hayan vuelto a juntar. ¿De que hablarían entonces? ¿Sería hablar de lo mismo si el conocimiento lo albergas pero careces de la presencia? Creo que no, o quiero pensar que no, pero nunca se sabe. Disertación primera. Escena uno, todavía no tiene dialogos. Color, grises y marrones. Aio.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario