11.28.2013




Simulacro.










Hay días en los cuales no conoces a alguien o te has dejado algo por hacer o simplemente no has hecho algo porque no sabías que existía. Al día siguiente haces estas cosas, conoces a esta persona o a estas personas y todo cambia. Todo medido en un corto lapso de tiempo, en el paso de un día a otro. Puede que medido solamente por segundos, como la mayoría de las buenas cosas de la vida. Ayer descubrí que existe Rafael Berrio y en el lapso de tiempo que duro su concierto se que mi vida cambió. Como lo hará el domingo y como lo va a hacer a partir del domingo. Me dejaron sin palabras algunas o casi todas las letras de Berrio. En especial "Simulacro". Temo haber vivido mi vida como si ello fuera un simulacro
. Como si yo tuviera el don de vivir por mí dos veces
. De haber dejado a un lado la que importa en prenda de una vez futura 
y haber malgastado en borradores la presente.
 De no saber que la vida sucede a medida que sucede 
y que no hay una vida en serio y otra vida de licencia. Que cada ensayo, cada error, en suma forman
 las constantes y variables del álgebra de la existencia,
 y en esa ecuación que es cosa resuelta estamos,
 esbozada débilmente en el margen de un folio en blanco. Siento no haber sido tan audaz de un trazo algo más firme,
 de haber perdido un tiempo de oro en pruebas y ensayos. Y ahora es tarde,
 algo tarde, 
pues temo ir ya malherido,
 temo haberme consumido, 
como si yo, tuviera el don, de vivir, 
dos veces. Temo haber vivido mi vida como si ello fuera un simulacro, 
y he sido un mal actor confiando en la noche del estreno, 
pero qué vida será la que prolongue o dé segundas funciones. 
Sin ella todo es error improvisado y relleno. Temo haberme pasado la vida reuniendo el valor que me falta
 y declarando intenciones solemnes frente a un espejo,
 dejando las cosas para una mejor ocasión que no llega,
 en el fondo he estado siempre en Babia con la mente muy lejos. Y ahora es tarde, 
algo tarde, pues temo ir ya malherido,
 temo haberme consumido,
 como si yo, tuviera el don, de vivir,
 dos veces. Temo haber vivido mi vida como si ello fuera un simulacro, 
Como si yo tuviera el don de vivir por mí dos veces
 La de haber dejado a un lado la que importa en prenda de una vez futura 
y haber malgastado en borradores la presente. Y me esperas detrás de la cortina de la ducha, nerviosa, acostumbrada ya a no verme en mucho tiempo, con la imagen de mi rostro casi desvanecida, simulando que todo este tiempo no ha sido un tiempo vacío, sonriendo como la primera vez, como aquella vez.























11.22.2013






Moi aussi.










Desde que buscábamos información en la Encarta, jugábamos al buscaminas y utilizábamos disquetes de 3 y medio ha pasado bastante tiempo, y nos hemos ido actualizando bastante. De alguna manera u otra nos hemos ido apuntando a todas las redes sociales, hemos jugado a alguno de los cientos de míticos juegos y hemos ido desmintiendo todas aquellas cosas en las cuales no tendríamos cuenta. Al final, hemos ido cayendo como moscas y más o menos, y quien diga lo contrario seguramente miente, nos hemos registrado en todos los sitios y/o páginas posibles. En mi caso es así, con el paso de los años he tenido cuenta en Tuenti (oscuros años atras quedan ya), Facebook, Twitter, Blogger, Instagram, Vimeo, Youtube,.. y un largo etc. Ahora me toca tener una página web propia, en donde organizar y mostrar todo mi trabajo, pequeño pero importante, que he ido realizando a lo largo de los años, muchas veces sin saber muy bien el que estaba haciendo, pero con gusto, con ganas. Aqui podeis encontrar mi página web, todavía con apartados en construcción y algunos detalles que pulir pero lista para la internete.


Asier Salvo.







"No dejamos de enamorarnos al envejecer, envejecemos al dejar de enamorarnos."








Flickr.
Analog Frame.












imageofmind.





11.19.2013




Feedback sin back.











De esto que empiezas a replantearte la vida, terriblemente. La negatividad aflora por prácticamente todos los poros de tu piel, y es piel porque es hacía fuera, se aloja fuera de ti. En el interior no. En el interior te sientes positivo, probablemente no tanto como lo serías de manera completa, si tanto tu exterior como tu interior se fusionasen de alguna manera y todo se convirtiese en un todo positivo único. Me encanta hablar de términos separados que se acaban juntando, de dualidades opuestas que de alguna manera u otra acaban juntandose, no necesariamente porque ambas acaban siendo una misma, porque una ha cedido a la otra o viceversa, sino porque son, ambas, capaces de sobrevivir y convertirse en ese todo que se comprende y se respeta al nivel que les permite ser uno. Me gusta porque creo que siempre me he sentido ese otro al margen de la sociedad a la cual intentaba, probablemente con estupidez, juntarme. Porque me sentía la dualidad opuesta de un todo que no conseguía comprenderme a mi mientras que yo entendía ese otro todo, probablemente con un esfuerzo gigante del cual no era consciente, y se sentía todavía más apartado por el echo de no recibir ese respeto y comprensión que yo si que otorgaba. Y no es otorgar probablemente la mejor palabra y/o manera de expresarlo, pero a veces, es así como lo sentía, una entrega que no recibía respuesta, un feedback sin back. Muchas veces no sabes porque empiezas a replantearte las cosas, simplemente ocurren. Algo ocurre, porque siempre ocurre algo, y tu todo empieza a desmoronarse en pequeñitos pedazos, pedazos que vas dejando aquí y allá, que no sientes que los estas dejando pero que en realidad si que los notas perdidos. Replantearse la vida suele ser signo de cambio o de exceso de drogas y depresión. Creo saber que hay dos excesos que no van conmigo. El cambio no siempre suele llegar, en realidad creo que nunca, porque uno lo quiere realmente, quiero decir, uno si que puede querer un cambio en su vida y puede alimentarlo,  buscarlo, forjarlo y al final conseguirlo, pero no siempre va acompañado de acciones personales únicas, siento que eso es completamente imposible. Hay un elemento que ayuda a la búsqueda y realización del cambio. Ese elemento es la negatividad, el miedo, la inestabilidad, los elementos exteriores que acaban influyendo en el interior. Porque nadie es negativo en el interior, es el exterior positivo que deja de serlo y se convierte en exterior negativo, el cual acaba afectando al interior positivo convirtiendo todo en negativo. Y son todos esos elementos negativos que afectan y afectan los cuales hacen que acabemos teniendo miedo y acabemos por cambiar, porque queremos (o no y a fuerza mayor ocurre) y porque hemos sido impulsados a ello. De esto que empiezas a replantearte la vida, terriblemente. Es terrible, y lo sabes, porque sientes que no es natural y que por mucho miedo que tengas y que sientas nunca se va a convertir en algo que sientas como tuyo. Pero ves que es algo que no puedes parar, que avanza como un huracán directo a ti e intentas prepararte, porque el ostión va a ser descomunal. Pero nadie sabe prepararse para algo así. Así que empiezas a replantearte la vida, siempre sin saber la dirección correcta, sin saber a donde vas, a donde te diriges  Pero te la replanteas. Y así, sin más, te lanzas al vacío, te lanzas al camino, con el vacío propio que otorga el cúmulo de negatividad y el frio, sientiendote un ente que no siente más que cuando ve una película, escucha música, escribe o dibuja, sin saber muy bien si se encuentra en un momento totalmente exterior y es capaz de proteger todavía su interior o incluso su interior ha sido totalmente aniquilado por el frio y desgarrador exterior. Y así, así te lanzas, porque no hay otro remedio.




...





...






11.18.2013






Y te vi.












"Yo no buscaba a nadie y te vi."

"Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas." W.A.









More:
















11.14.2013





Share.








Disertación quinta: share.


Se les daba muy bien compartirlo todo, prácticamente todo. Y en ese prácticamente es donde residia todo su error, su diferencia, su continua separación, poco visible pero sensiblemente palpable en la cercanía. Sus miradas lo compartían todo, sus palabras lo compartían todo, sus gestos, acompasados, compartían el espacio y el tiempo y dibujaban perfectos movimientos en una danza perfecta. A simple vista, todo era compartir, toda esa dualidad les permitía sentir que para ellos compartir lo era todo. A simple vista no eran capaces de darse cuenta que no era todo lo exterior lo que tenian que compartir y que no era con solamente eso con lo que conseguirían llegar a ser felices y ser ese todo que tanto anhelaban ser. Era difícil entender el porque, pero no eran capaces de ver que lo que realmente tenían que compartir era su alma y que todo lo demás vendría solo, aderido a la mayor energía de todas, en perfecta expresión interior en extensión exterior. Era algo que no entendían, el interior convertido en abrazo exterior.



Hoy estreno página. Página con mi fotografía analógica. No son las mejores fotos del mundo pero me siento muy orgulloso de ellas y creo que no hay mejor manera de expresarlo que compartiéndolo con todo el mundo. Hoy ha nacido "Analog Life".



...







...




















11.13.2013




Filmar la sopa.









Las vagas ilusiones de sus recuerdos eran para mi todo un mundo por descubrir. Cada instante, cada luz, cada suspiro de memoria representaba una puerta a poder conocerla mejor, para saber y conocer todos esos detalles que solo el recuerdo nos era capaz de brindar y que rayo a rayo nos permitía conectarnos más y más cada día. En mi cada vez más creciente intento de retratarlos, como parte ancestral de mi familia, como recuerdo continuo de mi y nuestro pasado, este inciso monumental en su monotonía supone la mejor oportunidad para retratarla nerviosa, un tanto desanimada, vulnerable, capaz de expresar sus más íntimos recuerdos y sentimientos como último recurso de absolución y redención por si algo malo fuese a suceder. Y ahí es donde siento que debo estar yo, filmando todo eso, filmando la sopa. Porque se perfectamente que me arrepentiré más por no filmar que por vivir. Van a operar a mi abuela.


...



Eva Morell Photography.


...







Me recuerda a estas dos piezas que construí hace ya dos años, en un intento de unir imagenes que formasen una melodía única. Imagenes como sonidos.

Vemos mejor cuando escuchamos y escuchamos mejor cuando vemos. Por eso deberíamos poder ver la música.

















11.12.2013







The inner eye.










Vivo en un constante flujo de inspiración. Últimamente casi todo lo que me rodea me inspira. Siento que el cine me inspira más y más cada día, cualquier conversación es motivo para sentirme y/o provocarme algo a donde avanzar, a donde ir y, en cierta manera, no puedo sino sentirme aliviado y agobiado al mismo tiempo. Como un algo que quiere salir y respirar el aire que rodea su caparazón pero se ahoga al mismo tiempo nada más tocar el exterior. No puedo, y es algo que se me hace imposible de expresar, describir lo feliz que me hace descubrir nuevos Blog, nuevas páginas, nuevas películas, revistas, canciones, vídeos, etc etc que consiguen inspirarme. En cierta manera podría atreverme a afirmar que gracias a ellos continuo acumulando energía día a día y que sino fuese por ellos y mis continuas ganas de más y más hace mucho tiempo hubiese abandonado esta locura. La locura continua, al igual que la continua inspiración.


Amaia Arrazola.











11.11.2013





Alienación interior.











Porque todavía nos quedaban y, al parecer, todavía nos quedan ventanas por abrir y por descubrir. Por eso, porque todavía nos quedan, debemos aligerar cualquier tipo de peso y dejar fluir el tiempo y todo aquello con lo que somos felices. Con lo que somos felices o nos hace felices, que es al fin y al cabo el pequeño elemento que compone ese todo final. Debemos dejar de alienarnos con materias y/o materiales desconocidos y adentrarnos en nosotros mismos para ser capaces de extraer, de lo más profundo de nuestro ser, todo aquello que compone todo lo que realmente hace de nosotros un ser feliz. Si solamente exploramos la superficialidad de nuestros gustos no somos ni seremos capaces nunca de ver y de sentir ese todo, ese poder nuestro.






...




Las películas de Laida Lertxundi son efectivamente «espacios de libertad»1, verdaderos nunc-stans – huecos o ventanas espacio-temporales que se abren a un ahora consciente–. La experiencia del filme debe ser considerada como un pasaje de tiempo real a través de intervalos por los que nos hacemos presentes, nos volvemos conscientes del estar ahí, viendo y escuchando signos ópticos y sonoros puros. Y esa es la expresión más honesta de la libertad en el cine, como también lo son la ruptura de la suspensión crítica y la presentación de un paisaje propiamente dialéctico, el cual es uno de los sentidos de ese «plus» en «Landscape Plus». [Extracto de 'Aqui y ahora: el cine de Laida Lertxundi']



...




El único medio de renovación consiste en abrir los ojos y contemplar el desorden.
No se trata de un desorden que quepa comprender.
He propuesto que lo dejemos entrar porque es la verdad.
Samuel Beckett




...






...






















11.08.2013






Remember/Memory.














La memoria es como los ojos, contiene y rebela la historia interior y personal de nuestra alma. Con solo mirar a los ojos somos capaces de descubrir el pasado, el presente y el futuro. Conseguimos ver el alma,  de la misma manera que la memoria nos permite indagar y volver a indagar en nuestra alma, en aquella parte que conocemos, que somos capaces de ver. Sin memoria, somos incapaces de ver nuestro pasado, y mucho menos nuestro futuro, nos quedamos totalmente ciegos y la completa oscuridad se cierne sobre nosotros. Ver es como recordar, ver es recordar.