12.31.2013




2014.









Finaliza uno de los mejores años de mi vida. Si quieres ver y seguir viendo más y más cosas, aqui te dejo mi página web, recién actualizada, en donde puedes y podrás ver todas las cosas que he hecho y que voy a ir haciendo, porque esto no para ni parará. Si estas interesado en alguna cosa puedes preguntar sin ningún problema. ¡Feliz fin de año! ¡Feliz 2014!






Little Diaries - Day #6.









...


Alexis Gross Photography.

...



¿Alguna vez te has preguntado "estoy dispuesto a todo"? Yo sí, hace cuatro años, cuando me gradué en el instituto. Una de dos, o estaba dispuesta a todo para conseguir una estabilidad en la vida y seguir el camino de la rectitud, o por otro lado, iba a hacer todo lo que estuviera en mi mano para tener una vida feliz, o al menos, lo que yo entendía como felicidad, no lo que entendían otros. Nunca es fácil tomar decisiones, pero la experiencia es una consecuencia de esas decisiones. No hay que tener miedo a lo desconocido, porque, incluso si al principio nos equivocamos, siempre acabará en éxito. Siempre volverás a sonreír. Vive tu vida haciéndote a ti mismo, convirtiéndote en algo único, y aléjate tanto como puedas de la mediocridad. La valentía es un requisito para ello, pero también nos proporcionará satisfacción, crecimiento y sabiduría. La vida es vivir experiencias, crecer, expandir tu conocimiento para ir siempre más allá. Solo tú decides si estás dispuesto a todo. Y esa decisión no tendrás que llevarla a cabo dos veces.






















12.29.2013





Level Five.











A 29 de diciembre os propongo un proposito para el próximo año. J. Mekas, en el año 2007, decidió realizar una pequeña obra filmica diariamente, uno cada día, durante los 365 días del año. Yo, desde aqui, humildemente os propongo que visionemos cada día la correspondiente pieza. Una al día. Aqui podeis encontrar todas, os recomiendo que no dejéis pasar esta oportunidad.



Little Diaries - Day #5.



























12.28.2013




Thirty-two.










No creo que haya mejor manera que acabar bien el año que escuchando buena música.
Enjoy this new Superlative.
























12.27.2013






Little Christmas.










Por culpa de mi maldito premier pro, no te mereces ni la primera letra en mayúsculas  no he podido terminar de editar y por lo tanto subir mi último capítulo, el #4 de mi serie Little Diaries. Al final, gracias a alguna magia extraoficial, he conseguido terminarlo y subirlo, así que aqui lo tenéis  No hay mejor definición de todas formas que ver el vídeo y darse cuenta, inevitablemente, que la navidad hay que pasarla con la familia. Sí o sí.

Little Diaries - Day #4.

























12.22.2013





Sunrise.











Hay días en los cuales no es necesario decir nada. Otros en cambio, o todos, deberíamos ver "Amanecer".










...





...



















12.20.2013





Difícil.










Era recordar y acordarse de todo lo que había hecho, construido e intentado construir y hacer durante toda su vida y venirse abajo. Rodeada de los más fríos y lluviosos días de diciembre, la negatividad y la depresión se apegaban y se aferraban a su piel de tal manera que ni el olvido se le hacía extraño. Aferrada a un posible futuro, difícilmente construible, dificilmente.







...






...
















12.19.2013






A psycho song.













Decir que nunca has visto Psicosis es algo grave. Hasta ayer, no la había visto y ayer la vi por primera vez en la Filmoteca. Verdaderamente genial. Me mantuvo en tensión prácticamente casi todo el tiempo y consiguió asustarme alguna vez, cosa que no es difícil  pero bueno. Cada vez es más navidad en Madrid, y cada vez se nota más. Cada vez hay más gente, hay más luces, hay más regalos y más bolsas de regalos, con o sin regalos, cada vez hay más pistas de hielo y arboles llenos de luces sin sentido y más y más relojes con la cuenta atras. Llevo días dándome cuenta que hay zonas de Madrid por la noche que me gustan más y otras que aborrezco completamente. Me encantan esas calles más antiguas llenas de farolillos con luz amarilla, esos rincones solitarios en donde casi pues oler la historia de Madrid. Odio la luz irreal, eléctrica y fria. Vuelve a hacer frio, más frio, vuelve a llover y vuelve la gente a refugiarse más en sus casas. Solo se nota en los pequeños pueblos, las ciudades medianas y en las recónditas calles de las ciudades monstruosas. Aqui en Madrid siempre hay gente. Me preocupa, creo sinceramente que las ciudades, así como los pueblos, necesitan descansar. Necesitan tener su tiempo, para que las calles se mueva, las personas solitarias emigren a sus nuevos escondites y la fauna metropolitana se desperece por poco tiempo. Llevo unos días escondido en mi escondite, viendo sin parar cosas de Jonas Mekas, embobado con su maravilloso espíritu. Hay que ir más al cine. Uno es feliz en el cine.


Little Diaries - Day #2.






Memories… they say... my images are my memories
No no no… this are not memories
This is all real, what you see…
Every image, every detail, everything is real, everything is real
It's not memory, it has nothing to do with my memories anymore
Memories are gone and images are here and there are real
What you see, every second of what you see in here is real, is real, right there in front of your eyes
What you see, it's real… there, in front of you.
Yes, on that screen. It's all real
Who cares about memories… no, i don't care about memories…
But I like what they see, what I recorded with my camera and now it comes back there and it's all real, every detail, every second, every frame.. is real.
And I like it, I like what they see, what else they would show it, share it with you this images.
This reality of images.



























12.18.2013





Little Diaries.










Estos días me es inevitable dejar de ver cosas de Jonas Mekas, sobre todo el fragmento de "A happy man". Lo veo al menos una vez al día, es genial. Y por eso mismo, en honor a Jonas, he decidido comenzar una especie de diario filmico. Diario que no va a ser diario, pero que reflejará aquellas cosas, aquellos detalles, que me parezcan importantes o que, simplemente, yo y mi cámara decidamos grabar sin pensar el por qué. Creo que esa es una de las mejores cosas que jamas nos ha podido enseñar Mekas, debemos filmar todo aquellos que nos haga felices. Hoy empiezo con el primer día, no habrá todos los días un fragmento, solo aquellos días en los cuales la cámara encuentre su camino en mi día a día. Tengo que volver a citar a Jonas, hoy más que nunca, como estandarte de mi proyecto, como estandarte de mis diarios fílmicos.

"Lo que la antigua generación cree importante, el nuevo artista lo encuentra trivial, pretencioso, aburrido y, peor aún, inmoral. Encuentra más vida e ‘importancia’ en pequeños, insignificantes, detalles secundarios. Es lo insignificante, lo fugaz, lo espontáneo, lo pasajero, lo que revela la vida y tiene excitación y belleza. El verdadero antídoto contra todos los males de este mundo, el del cine y el otro."


Little Diaries - Day #1.




...










...


12.17.2013






Jonas Mekas.














Lo que la antigua generación cree importante, el nuevo artista lo encuentra trivial, pretencioso, aburrido y, peor aún,  inmoral. Encuentra más vida e ‘importancia’ en pequeños,  insignificantes, detalles secundarios. Es lo insignificante, lo fugaz, lo espontáneo, lo pasajero, lo que revela la vida y tiene excitación y belleza. El verdadero antídoto contra todos los males de este mundo, el del cine y el otro.

Jonas Mekas.





...


















12.14.2013





Sábado por la mañana.











Delicadamente acostumbrada a sus suaves caricias. La sensación era más placentera que el olor del mar en un día de lluvia o mirar directamente al sol un frio día de noviembre. Rebosaba el olor a café recién hecho por toda la casa, olor a sábado por la mañana mientras el sol bañaba las blancas paredes de la habitación y él, en calzoncillos, preparaba tostadas. Acostada sobre el colchón, hacía horas que su apasionado amor había tirado la almohada al suelo, miraba al infinito de la ventana blanca de madera. Le gustaban los sábados por la mañana. Levantarse temprano y ver amanecer, levantarse despierta, como si fuesen las doce del mediodía, desayunar con él en silencio, ducharse y comenzar el día. Brotaba el apasionado cosquilleo de pasión muy dentro cuando miraba el vaivén de su rizado y alborotado pelo caminar hasta la habitación, rozar sigilosamente su barba de cuatro días y escuchar como, sutilmente, sonaba el colchón con su peso. Ahí, acostado a su lado. Zumo de naranja recién hecho, tostadas con mantequilla sin sal y café natural con una gota de leche semidesnatada mientras Jack Steadman le cantaba Fairytale Lullaby al oído. Pocas cosas le pedía a la vida, era mujer de pocas costumbres, se amoldaba facilmente a cualquier situación y le gustaba creer que después de la muerte había algo más. Era mujer de detalles, de pequeños detalles. Como la vida.







12.13.2013





Napalm.











Los detalles de nuestra vida eran destripados uno a uno como estadounidenses en Vietnam. Arrasados por el olor del Napalm, quemados, descuartizados y despellejados vivos. Los detalles, como los recuerdos, iban cayendo uno a uno. Hijo, nada del mundo huele así. Amo el olor del napalm por la mañana. Ayer vi Apocalypse Now, creo percibir un liguero olor a quemado, se debe de notar el Napalm por las mañanas o mi cerebro chamuscado echando humo. El café acecha cada mañana como el Vietcom por las colinas, despierto y sediento de sangre. Al igual que mis ganas, se quema de vez en cuando, choca y se hunde para volverse a despertar, levantar y arremeter contra todo lo que pille por el camino. Es el mounstruo del atolladero, pecador sin sino. Quema voluntariamente cada poro de la piel, desgarrando, siempre queriendo, cada cuarteado milímetro de piel. Y cuando no se le da de comer, atropella sin cuidado cualquier tipo de ilusión centesimal, no excedo de frase por miedo al plagio, porque él no entiende mas que de una cosa, y cuando no se le da lo que él pide, grita y muerde. Te aborrece sin razón, puesto que ni razona ni deja razonar. Y que más nos da a nosotros, si lo único que queremos es que este contento. Y es por eso, por eso mismo, por lo que no nos importa sufrir, quemar, descuartizar, despellejar y desprendernos de todos y cada uno de los problemas que surgen hasta llegar a ese punto con tal de conseguir llegar. Es nuestra carrera, nuestra guerra. Aquella que nos descuartiza y nos quema como acido, pero la que nos despierta cada mañana con el delicioso olor a victoria. Me sobran cojones para hacer surf en esta playa.






...








...






Bill Cunningham New York.























12.11.2013






Dedicarse o no.










Me dedicaría a pensar sobre ti y sobre todo lo que siempre he querido pensar pero nunca me he atrevido a pensar. Me dedicaría a vivir vivre sa vie la vida que siempre quise y que por alguna razón nunca me atreví a vivir. Me dedicaría a soñar con los lugares más lejanos e inhóspitos que existen o con aquellos que no existe y que me dedicaría a inventar. Me dedicaría a jugar con todos aquellos mounstruos (repito que mounstruo no es lo mismo que monstruo) a los que siempre dije en otro momento le mépris, con los cuales siempre quise jugar pero con los cuales solamente soñaba que jugaba. Me dedicaría a pintar todos aquellos cuadros que nunca pinte pero que siempre imagine, Paris vu par. Aquellos atardeceres naranjasrojos que solo Monet era capaz de imaginar y pintar. Me dedicaría a dibujar todas aquellas cosas que siempre quise diseñar y a diseñar todas aquellas cosas que siempre quise dibujar. A construir todos aquellos diseños que siempre imagine y que tanto copié de Niemeyer y a imaginar todas aquellas cosas que Oscar nunca construyó. Me dedicaría a pensar sobre ti, debajo de ti, en ti, en medio de ti, dentro de ti, por ti, para ti, para mi, a costa tuya, por tu culpa y por mi culpa, Pierrot le fou, a mi costa y a la nuestra. Me dedicaría a imaginarte y a imaginarme diciéndome que no merece la pena dedicarse a pensar e imaginar si no se tiene el mínimo ápice de esperanza o de actitud que haga que todo aquello que se imagina se vuelva realidad. Me dedicaría a pensar que si no me hubiese dedicado a imaginar todas estas cosas y me hubiese dedicado a hacerlas, nunca hubiese echo falta dedicarme a pensar todo esto. Pasión.





















12.10.2013








Fragmentos.










Hace diez años, sin saber muy bien que hacía, destrozada por la reciente ruptura con su ex pareja, se había dejado lleva a una fiesta. Las opulentas fiestas organizadas en su estudio nunca habían sido su fuerte, aborrecía orgullosamente toda la hipocresía con la que se trataban entre ellos y prefería no ir y aprovechar el tiempo haciendo mejores cosas. Todo era diferente esta vez, se sentía vacía, completamente inútil y desprovista de fuerzas para luchar por lo que quería y pensaba. Había decidido que aquella noche se dejaría engañar a base de halagos mal formulados y cumplidos hipócritas. Durante el transcurso de la noche,  apenas probo bocado alguno, bebía y bebía el frio vino blanco que, de manera mágica, no paraba de salir desde el fondo del estudio. Habló de su futura obra, en lo que se encontraba trabajando en ese momento y se percató que había una nueva incorporación en el estudio que ella no conocía. Pronto le conoció, se empezaron a ver cada vez más por el estudio y cita a cita su relación se acabo convirtiendo en un nuevo noviazgo que le había dejado totalmente embriagada. Él se negaba a admitir razones que ella conocía de sobra, sabía perfectamente que le había dejado por su absoluto miedo al compromiso, y si bien nunca había sido de aquellas mujeres que ansiaban el matrimonio por encima de todo, si que se sentía capaz de llevar su relación a un nuevo nivel. No sabía si debía o no ser un nivel superior, pero sí otro, que por el contrario él no compartía y por lo que años después de aquella fiesta en el estudio decidió terminar su relación con ella. Sintiéndose totalmente decepcionada con la vida, llevaba dos meses sin ser capaz de bajar al estudio, sin ni siquiera atreverse a coger un pincel, un bolígrafo ni un lápiz. Y por eso mismo, había decidido pasar las dos próximas semanas con su hermano y su mujer, a ver si conseguía desconectar un poco y verle otra cara a la vida. [...]

Fragmentos de una búsqueda que día a día, línea a línea, palabra a palabra, ayudan a crear un mundo hartas veces mentalmente generado, visualizado y reproducido. Fragmentos de una posible nueva realidad.




















12.09.2013




#1.










No entiendo muy bien que es lo que ha querido decir tu hermana. ¿A qué te refieres? Toda esa historia sobre la edad y su relación, me ha dejado bastante frio. Bueno, ya sabes como es y como se pone con todo lo relacionado al pasado. Es bastante susceptible con todo eso. Sí, lo se, pero me ha dado la sensación de que nos quería decir algo. Ella es así, siempre parece que dice las cosas con segundas, pero en realidad es más inocente de lo que parece. No se, esta vez me ha parecido diferente, creo que deberías llamarle para preguntárselo. Él le mira con cariño, entiende muy bien lo que quiere decir, pero se siente reacio a llamarle solamente para eso. Su hermana siempre ha sido un espíritu libre, capaz de vivir casi del aire, sin preocupaciones acerca del pasado y el futuro, siempre consciente de su presente. Era quien acababa sacando de quicio a todos los hermanos, a quienes les aterrorizaba el simple echo de no saber que mañana iban a comer carne con patatas o pescado a la plancha. Le llamaras entonces ¿no? ¿Por qué te preocupa tanto lo que haya querido decir? No.. no es que me preocupe, pero he notado el paso del tiempo en su voz y eso me ha dado miedo. Creo que tu hermana esta cambiando, la siento más madura. Él se rie, no entiende y no se cree que ella este hablando sobre su hermana de esa manera. No te rias, me ha recorrido un escalofrío al pensar sobre eso. Eso es que tiene frio, si quieres podemos encender la calefacción. No, no tiene gracia, le dice ella poniendose seria. Él se ha puesto a hacer cafe. Su costumbre de tomar cafe después de comer era casi tan sagrada como el paseo de los sábados o el vino para comer los domingos. Tu hermana siempre me da la sensación de adorar demasiado el presente como para poder preocuparse sobre el pasado y mucho menos sobre el futuro, eso ya lo sabes tú bien, pero esta vez había una especie de nostalgia en su voz, un temblor amargo en la manera de expresar el pasado y creo que ha podido afectarme. Él le mira, ha dejado de pensar que lo que le esta contando es en broma y su cara de preocupación a comenzado a enfriar la cocina. ¿No tienes la sensación de que nos acabamos forzando a olvidar el pasado y aceptar el presente y el futuro de una manera demasiado extrema? Creo que estas exagerando un poco la situación. Ella esta algo diferente sí, eso no te lo puedo negar, pero es normal, no todos los dias rompe uno su relación de más de diez años con su pareja. No es solo eso, tu hermana ni para esas cosas se ha preocupado mucho nunca. Acuérdate que le conoció justo después de terminar su anterior relación y no fueron precisamente dos días. ¿Entonces que es lo que te preocupa? Ya sabes como es y como ha sido siempre, un espíritu libre. Creo que su espíritu ha cambiado. ¿Su espíritu? Sí, los espíritus también cambian, como las personas y como las relaciones. Yo no he cambiado. Ella, sería, termina de dejar el último plato en el armario y sale de la cocina. Él se ha dado cuenta que algo ha callado, que no debería dejar la situación de esa manera. ¿Qué ocurre? Cuéntame. Agitada, regresa a la cocina, los ojos llorosos aproximan un posible desastre. ¿Qué quieres que te cuente? ¿Qué no has cambiado? ¿Qué mi hermana tiene toda la razón? Él se acerca y le agarra los brazos con las dos manos, mirandola con ternura, tranquilo. ¿Acaso he cambiado yo tanto? ¿o es que sientes que has tenido que olvidar o negar demasiadas cosas del pasado? No es que haya tenido que negar el pasado ni esconderlo, pero has cambiado mucho, has cambiado demasiado. ¿Y sientes que has tenido que ir aceptando demasiadas cosas hasta hoy? Ella se relaja, deja caer los hombros y tras separarse de él se seca descuidadamente las lagrimas en un intento de esconder su rabia. Nunca pense que algo tan simple me pudiese afectar de esta manera. ¿Yo no he cambiado nada para ti? Le dice mirandole melancolicamente. Sí, desde luego que has cambiado, y probablemente también lo haya echo yo aunque intente negarlo, hemos cambiado porque el tiempo nos hace cambiar, poco a poco todo cambia. Ella se acerca al cafe, comprobando que se ha olvidado de encender la placa. En realidad no me refiero a cambiar por cambiar, todos cambiamos, eso es cierto, no somos culpables en ese sentido. ¿Y qué culpa tenemos entonces? Ella se gira para mirarle directamente a los ojos, por un momento ha sentido que debía cruzarle la cara, no le gustaba aceptar una respuesta así en un momento como ese. Tenemos la culpa de haber ido aceptado el presente con demasiada facilidad, hemos aceptado demasiadas pequeñas cosas con el paso del tiempo. No nos hemos dado el margen suficiente como para pensar si lo que íbamos aceptando tenía sentido y creo que hemos acumulado demasiadas monotonias y banalidades uno del otro y ahora siento que todos estos años se han acumulado de tal manera que la costumbre a matado lo que teníamos en un principio. Podemos volver a empezar. Ella se acerca, se pega mucho a él, sus pechos chocan contra su pecho y su mano se desliza delicadamente sobre su rostro. Esboza una delicada sonrisa de complicidad, le mira con cariño, sabe que le esta destrozando el presente, apuñalando el pasado y negandole cualquier atisbo de futuro. No lo hace con maldad, pero su cuñada ha vertido la gota que faltaba. No, sabes perfectamente que no podemos volver a empezar. ¿Entonces que quieres hacer? Quiero seguir, quiero sentir. Nunca pense que fueses de mármol. Quiero sentir miedo, temblar y dudar, dudar con cada palabra, estar segura del pasado y no sentir que voy a perder el miedo a perderte en un futuro. Pero no me vas a perder. Lo se.
























12.08.2013





Canvas.










Era un canvas vacío. Una vida plena, unida. De alguna manera, sin saber muy bien cómo, como todas aquellas cosas que nos desconciertan en la vida, había estallado, escupiendo y vomitando, líquidos ácidos verdes descompuestos enlaces estomacales desvividos por el salitre de la vida y el mar negro cubierto como superficie infinita de oscuridad atemporal, todos los males que habían soportado y aceptado gracias a, por llamarlo de alguna manera, la monotonía continua de su supuesto amor. El tiempo. Me marea pensar que es el tiempo a veces el todo que nos transporta a no se sabe donde. Me marea pensar que un día dejaré de ser consciente del tiempo, abrumado por la monotonía, como sintoma de vida que nos transporta segundo a segundo. Me marea pensar que, aun consciente de ello, no vaya a ser capaz de escribir o vivir todo ello. En el devenir de su vida habían vivido muchas cosas juntos, prácticamente casi todas, y ambos se conocían muy bien. El brazo es la extensión del alma. Acostumbrados a quererse por la union más que unirse por el querer habían conseguido establecer una serie de reglas por las cuales, tanto uno como el otro, ejercían un afecto que era mutuo y les permitía convivir en un estado de supuesta felicidad. Acostumbrados a una verdad que ellos mismos se habían autoimpuesto, ninguno de los dos fue capaz de ver el canvas, tan vacío como los sentimientos que les asolarían los próximos días. La edad, a veces más sabía que nosotros mismos, había comenzado a hacer mella en ellos, quienes, poco a poco, habían comenzado, más sin darse cuenta que otra cosa, a analizar sus vidas. Su pasado, siempre unido, siempre monotono, había comenzado a resquebrajarse. Si es que es el pasado capaz de ello. Nada parecía lo que había sido. La sutileza de ver las cosas de una manera diferente, los defectos, las virtudes, las sonrisas y las tristezas, todo empezaba a adquirir un matiz, unos matices totalmente diferentes. De alguna manera u otra, el canvas había desaparecido para volver formando un cúmulo indescriptible de pequeños detalles, dibujando y pintando la realidad tan aleatoriamente como ahora les parecía su pasado. Lleno de difusas y resquebrajadas pinceladas de algo que, en un pasado, habían querido llamar amor.




Desilusiones mortuorias de un supuesto canvas a medio escribir.








12.06.2013






Pretty at all.










Digamos y diremos qué. Que de nada sirve y sirve de todo, pensar que algún día lo fuimos todo. Y que lo seremos todo. Puesto que dijimos y lo diremos, que lo seríamos todo. Digamos que cumplimos y que cumpliremos, letra a letra, palabra por palabra, cada mentira que convertíamos en verdad. Cada verdad convertida en mentira, a nuestro parecer, a la ingenua mentira convertida en verdad. Porque así, simplemente, nuestro parecer, convertido en leyenda, había truncado todas aquellas cosas que habíamos dicho y que, injustamente, prometimos decirnos. Para siempre. Aunque siempre no existe, como el no. La negación, continua desdicha humana, continuo castigo. Como decir sin decir, como callar y decirlo todo. El silencio. Que otorga poder al observador, a aquel que, queriendo o no, calla todas las verdades que no se atreve a cumplir.


















Descubre más sobre mi aqui: