12.09.2013




#1.










No entiendo muy bien que es lo que ha querido decir tu hermana. ¿A qué te refieres? Toda esa historia sobre la edad y su relación, me ha dejado bastante frio. Bueno, ya sabes como es y como se pone con todo lo relacionado al pasado. Es bastante susceptible con todo eso. Sí, lo se, pero me ha dado la sensación de que nos quería decir algo. Ella es así, siempre parece que dice las cosas con segundas, pero en realidad es más inocente de lo que parece. No se, esta vez me ha parecido diferente, creo que deberías llamarle para preguntárselo. Él le mira con cariño, entiende muy bien lo que quiere decir, pero se siente reacio a llamarle solamente para eso. Su hermana siempre ha sido un espíritu libre, capaz de vivir casi del aire, sin preocupaciones acerca del pasado y el futuro, siempre consciente de su presente. Era quien acababa sacando de quicio a todos los hermanos, a quienes les aterrorizaba el simple echo de no saber que mañana iban a comer carne con patatas o pescado a la plancha. Le llamaras entonces ¿no? ¿Por qué te preocupa tanto lo que haya querido decir? No.. no es que me preocupe, pero he notado el paso del tiempo en su voz y eso me ha dado miedo. Creo que tu hermana esta cambiando, la siento más madura. Él se rie, no entiende y no se cree que ella este hablando sobre su hermana de esa manera. No te rias, me ha recorrido un escalofrío al pensar sobre eso. Eso es que tiene frio, si quieres podemos encender la calefacción. No, no tiene gracia, le dice ella poniendose seria. Él se ha puesto a hacer cafe. Su costumbre de tomar cafe después de comer era casi tan sagrada como el paseo de los sábados o el vino para comer los domingos. Tu hermana siempre me da la sensación de adorar demasiado el presente como para poder preocuparse sobre el pasado y mucho menos sobre el futuro, eso ya lo sabes tú bien, pero esta vez había una especie de nostalgia en su voz, un temblor amargo en la manera de expresar el pasado y creo que ha podido afectarme. Él le mira, ha dejado de pensar que lo que le esta contando es en broma y su cara de preocupación a comenzado a enfriar la cocina. ¿No tienes la sensación de que nos acabamos forzando a olvidar el pasado y aceptar el presente y el futuro de una manera demasiado extrema? Creo que estas exagerando un poco la situación. Ella esta algo diferente sí, eso no te lo puedo negar, pero es normal, no todos los dias rompe uno su relación de más de diez años con su pareja. No es solo eso, tu hermana ni para esas cosas se ha preocupado mucho nunca. Acuérdate que le conoció justo después de terminar su anterior relación y no fueron precisamente dos días. ¿Entonces que es lo que te preocupa? Ya sabes como es y como ha sido siempre, un espíritu libre. Creo que su espíritu ha cambiado. ¿Su espíritu? Sí, los espíritus también cambian, como las personas y como las relaciones. Yo no he cambiado. Ella, sería, termina de dejar el último plato en el armario y sale de la cocina. Él se ha dado cuenta que algo ha callado, que no debería dejar la situación de esa manera. ¿Qué ocurre? Cuéntame. Agitada, regresa a la cocina, los ojos llorosos aproximan un posible desastre. ¿Qué quieres que te cuente? ¿Qué no has cambiado? ¿Qué mi hermana tiene toda la razón? Él se acerca y le agarra los brazos con las dos manos, mirandola con ternura, tranquilo. ¿Acaso he cambiado yo tanto? ¿o es que sientes que has tenido que olvidar o negar demasiadas cosas del pasado? No es que haya tenido que negar el pasado ni esconderlo, pero has cambiado mucho, has cambiado demasiado. ¿Y sientes que has tenido que ir aceptando demasiadas cosas hasta hoy? Ella se relaja, deja caer los hombros y tras separarse de él se seca descuidadamente las lagrimas en un intento de esconder su rabia. Nunca pense que algo tan simple me pudiese afectar de esta manera. ¿Yo no he cambiado nada para ti? Le dice mirandole melancolicamente. Sí, desde luego que has cambiado, y probablemente también lo haya echo yo aunque intente negarlo, hemos cambiado porque el tiempo nos hace cambiar, poco a poco todo cambia. Ella se acerca al cafe, comprobando que se ha olvidado de encender la placa. En realidad no me refiero a cambiar por cambiar, todos cambiamos, eso es cierto, no somos culpables en ese sentido. ¿Y qué culpa tenemos entonces? Ella se gira para mirarle directamente a los ojos, por un momento ha sentido que debía cruzarle la cara, no le gustaba aceptar una respuesta así en un momento como ese. Tenemos la culpa de haber ido aceptado el presente con demasiada facilidad, hemos aceptado demasiadas pequeñas cosas con el paso del tiempo. No nos hemos dado el margen suficiente como para pensar si lo que íbamos aceptando tenía sentido y creo que hemos acumulado demasiadas monotonias y banalidades uno del otro y ahora siento que todos estos años se han acumulado de tal manera que la costumbre a matado lo que teníamos en un principio. Podemos volver a empezar. Ella se acerca, se pega mucho a él, sus pechos chocan contra su pecho y su mano se desliza delicadamente sobre su rostro. Esboza una delicada sonrisa de complicidad, le mira con cariño, sabe que le esta destrozando el presente, apuñalando el pasado y negandole cualquier atisbo de futuro. No lo hace con maldad, pero su cuñada ha vertido la gota que faltaba. No, sabes perfectamente que no podemos volver a empezar. ¿Entonces que quieres hacer? Quiero seguir, quiero sentir. Nunca pense que fueses de mármol. Quiero sentir miedo, temblar y dudar, dudar con cada palabra, estar segura del pasado y no sentir que voy a perder el miedo a perderte en un futuro. Pero no me vas a perder. Lo se.
























No hay comentarios:

Publicar un comentario