12.11.2013






Dedicarse o no.










Me dedicaría a pensar sobre ti y sobre todo lo que siempre he querido pensar pero nunca me he atrevido a pensar. Me dedicaría a vivir vivre sa vie la vida que siempre quise y que por alguna razón nunca me atreví a vivir. Me dedicaría a soñar con los lugares más lejanos e inhóspitos que existen o con aquellos que no existe y que me dedicaría a inventar. Me dedicaría a jugar con todos aquellos mounstruos (repito que mounstruo no es lo mismo que monstruo) a los que siempre dije en otro momento le mépris, con los cuales siempre quise jugar pero con los cuales solamente soñaba que jugaba. Me dedicaría a pintar todos aquellos cuadros que nunca pinte pero que siempre imagine, Paris vu par. Aquellos atardeceres naranjasrojos que solo Monet era capaz de imaginar y pintar. Me dedicaría a dibujar todas aquellas cosas que siempre quise diseñar y a diseñar todas aquellas cosas que siempre quise dibujar. A construir todos aquellos diseños que siempre imagine y que tanto copié de Niemeyer y a imaginar todas aquellas cosas que Oscar nunca construyó. Me dedicaría a pensar sobre ti, debajo de ti, en ti, en medio de ti, dentro de ti, por ti, para ti, para mi, a costa tuya, por tu culpa y por mi culpa, Pierrot le fou, a mi costa y a la nuestra. Me dedicaría a imaginarte y a imaginarme diciéndome que no merece la pena dedicarse a pensar e imaginar si no se tiene el mínimo ápice de esperanza o de actitud que haga que todo aquello que se imagina se vuelva realidad. Me dedicaría a pensar que si no me hubiese dedicado a imaginar todas estas cosas y me hubiese dedicado a hacerlas, nunca hubiese echo falta dedicarme a pensar todo esto. Pasión.





















1 comentario: