1.23.2014




Flee.










No necesariamente huir significa irse, moverse. Huir no siempre implica movimiento, desplazamiento. Huir también es ir al cine, o poner tu disco de música favorito y cerrar los ojos o salir a pasear sin rumbo alguno por las oscuras y desiertas calles de tu ciudad o bajar a tomar un café al bar de abajo y leer la prensa solo o tumbarse en el sofá de casa a leer un libro e incluso, simplemente, cerrar los ojos. Otras veces, huir puede significar recordar. Recordar por un motivo, por un instante, esa ciudad que te hace huir, embobarte, evaporarte, escapar sin movimiento, fluir, flotar, recordar por algo que has visto, aquel detalle que te hace huir para siempre durante unos segundos, unos minutos. Dejandote libre, muy libre. A veces, y más de lo que creemos, es necesario huir.

Llega un momento en la vida en que uno se pregunta, ¿por qué me levanto cada día? Te levantas porque tienes que llegar a la oficina, llegas a la oficina para recibir un salario, recibes un salario para poder pagar el alquiler y las facturas, pagas las facturas y el alquiler para vivir decentemente, vives decentemente porque comes, bebes y duermes diariamente, sacias tu hambre, tu sed y tu sueño para poder sobrevivir; y entonces, la cadena de sucesos y necesidades diarias toca a su fin desvelando el enigma. Te levantas para sobrevivir. Y todo lo que existe cercano a la supervivencia diaria son sueños. Te levantas gracias a la motivación de una ilusión que haga olvidar que vives para sobrevivir, que giré tus entrañas y deje espacio a la preciada sensación de vivir una vida. De vivir tu vida. [...] Laculpaesdelscript.




Little Diaries - Day #14.





...












imageofmind.






No hay comentarios:

Publicar un comentario