3.15.2014




                                                    Questions.


                                                    Era sábado, y miraba perdido el blanco techo de su habitación.
                                                    Tumbado en la cama, hacía diez minutos había decidido arrancarse el corazón y sostenerlo entre sus dedos.
                                                    Sentía un regusto amargo en la garganta, mezcla de sequedad y tabaco seco.
                                                    Pensaba que nada tenía sentido ya.
                                                    Que podría apretar eternamente su ensangrentada mano, y jugar y jugar con él.
                                                    Su negatividad rozaba, junto con sus ojeras, limites irreales.
                                                    Vacío, sentía el vacío y la presión que carcomía su interior.
                                                    Vacío, se sentía vacío.
                                                    Aún y todo, era capaz de percibir el sonido.
                                                    El sonido que su silencio y su vacío arrancaban, lentamente, rasguño a rasguño, la alegría de su ser.
                                                    ¿Qué era el silencio? ¿Y el vacío?
                                                    ¿Podía el vacío contener el sonido más potente de todos?
                                                    Sentía que le desgarraba el silencio, que horas más tarde sus risas el vacío habían llenado.
                                                    ¿Es el silencio el vacío más sonoro que existe?

                                                    Silencio.


                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario