4.30.2014




Sunset on her breath.








Había pinchado el vinilo hacía siete minutos y una de las frases de una de sus mejores canciones se me quedo grabada... She got sunset on her breath. Y pensé, pensé que era totalmente cierto, que así es como podríamos definir el amor, porque tiene millones de definiciones y esta, esta misma, podría ser una de ellas. La luz es maravillosa y, es muy valiente decir esto, pero el atardecer tiene una de las mejores y más peculiares luces que existen. Todos los atardeceres son especiales. Todos los momentos del sol lo son. Todos los alientos, todos no perdón, todos tus (cambiar por sus o cualquier otra opción que os haga saltar el corazón) alientos que exhalan atardecer son especiales. Cálidos, inspiradores, coloridos y felices, muy felices, así son. Le vent se lève. Il faut tenter de vivre Descubrí esta frase ayer y me fascino. Sentí lo mismo que siento cuando se levanta el fresco viento del atardecer después de un pesado día de verano, y el rojizo atardecer raya la máxima preciosidad describible y solamente cierras los ojos, aspiras e intentas capturar los últimos rayos de calor del sol y contener, en ese instante de aspiración, toda la felicidad imaginable. Cuando se levanta el viento cierro los ojos, lo dejo correr por todo mi cuerpo, dejo que me eleve todo lo que quiera, dejo que se haga con mi vida durante un instante y me permita volar. Al igual que cuando cierro los ojos y mi piel se vuelve rojiza durante sus últimos instantes de vida y todo es maravilloso. Al igual que cuando estoy pegado a ti, cierro los ojos y aspiro los mágicos segundos previos al cálido beso.




4.28.2014




We are used to try.
Porque estamos acostumbrados a intentarlo todo una y otra vez, aunque nos golpeemos continuamente. O al menos así debería ser. Porque hay que intentarlo todo una y otra vez siempre, sin parar, constantemente, si queremos algo, podemos. We are used to try, and try and try and try and try and try.



4.23.2014



Im/per








Se aceleraba su palpitar en la inconsciencia, en lo desconocido, en el camino por recorrer, en la pasión, en la oscuridad, en el conocimiento desconocido, en el atronador silencio magnificado. Se aceleraba solamente con cerrar los ojos, desde su ya fría habitación, cuando recordaba aquello que había sido y había querido ser. Con cada minúsculo e imperfecto instante. Con todos y cada uno de los pestañeos fallidos, con todas y cada una de las imagenes congeladas, ahora perfumadas en su imaginaria imaginación. El fulminante silencio de un pasado atronador, la calma después de la tormenta. O la tormenta después de la imperfección perfecta.


4.21.2014



All is blue.






Ligeramente cabizbajo, con los ojos intensamente cerrados y con una incipiente sonrisa en su cara, todos sus sentidos iban despertándose uno a uno a la velocidad de sus caricias al oler su delicada, tersa y suave piel, que desde la clavicula hasta detrás de la oreja iba recorriendo en la locura. El tiempo se había detenido en la fria, nublada y lluviosa mañana del mes de abril de 1974. La ligera luz que las tupidas nubes dejaban atravesar su grisáceo salón penetraban en cada uno de sus poros, dejando entrever todas aquellas sombras que él, lentamente, iba acariciando. All Blues sonaba de fondo en el antiguo tocadiscos como una premonición, llenando de miradas cada uno de los rincones de la casa. Ella cerraba los ojos con cada una de sus sonrisa y se mordía el labio al son de su mano. Cada estela, cada marca, cada roce, cada escalofrío, cada rozar, todos y cada uno de ellos la extasiaban, la extremecian sin pudor. Era la tranquilidad y la paz que llenaba la cercanía lo que la tranquilizaba. Para él, no existía nada más bonito que respirar y cerrar los ojos sabiendo que su delicado cuerpo se anidaba junto a él, pasar la mano y sentir que esa paz lo significaba todo. Respirar sabiendo que eran uno sintiendo y disfrutando la delicadeza de la cercanía. Sentir.



4.20.2014






Es bella la ligereza con la que mira las cosas.
Es bello el circulo invisible que dibuja su muñeca en el aire cuando trata de explicarse.
Es bella la gracia con la que camina y sortea las lineas que generan las baldosas entre si.
Es bella su manera de tararear el canto de los pájaros y el viento que se escapa por las calles.

Es bonita la ligereza con la que mira las cosas.
Es bonito el circulo invisible que dibuja su muñeca en el aire cuando trata de explicarse.
Es bonita la gracia con la que camina y sortea las lineas que generan las baldosas entre si.
Es bonita su manera de tararear el canto de los pájaros y el viento que se escapa por las calles.




4.19.2014



Outtakes from the life of a happy man.






+ We are just where we started, I seem to recognize this place from before.
- We have been here and we hace not. We are traveling through the same place but on another level.




Thank you Jonas, you're the savior of cinema,
the savior of life.


4.16.2014



Dulce calor.







Sonaba como el destino, dulce, con cadencia, elegante, ironico, lleno de gracia, perturbador y acelerado, siempre acelerado. No te voy a engañar, yo quería que sonará así. Olía a los atardeceres con reposo, acalorados, naranjas, muy rojos, muy intensos, muy frescos, que brilla en tus ojos y se refleja en mi sonrisa. Y para que mentirte, para que, si no tiene sentido.



4.15.2014






Huye, huye lejos. Corre, corre lejos. Huye lejos, corre lejos. Huye, sal corriendo, mira solo cada trece minutos hacía atras, a ver si hay todavía alguien, pero hazlo solo hasta que hayas sido capaz de sonreír solo, sonreír de tal manera que tu felicidad te permita huir y correr solo, feliz, libre, siendo y sintiéndote libre. Huye, huye lo más lejos que puedas, porque puedes, porque debes, porque quieres aunque crees que no quieres, huye. Huir es un acto bonito, aunque siempre se haya tildado de oscuro y rastrero, hace falta valor para huir y vivir, huir y correr, huir y ser libre, hace falta mucho valor. Huye, huye muy lejos, huye hasta donde nadie sea capaz de conocerte, de reconocerte, de mirarte con los cómodos ojos de un ligero pasado, huye a aquel lejano lugar (o cercano) en donde tu felicidad sea lo más importante del mundo. Huye, porque es bonito sentirse raro e incluso desconcertado, pero al final del camino uno debe huir por uno mismo. Huye, huye joder, huye muy lejos, que la conexión es preciosa pero no siempre es fácil y es más fácil herirse a uno mismo que huir y protegerse por siempre. Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte. E igual es que simplemente huimos porque no sabemos donde estamos y necesitamos viajar sin destino, y es por esa razón por lo que se nos hace tan complicado huir y viajar y el destino y el final y el retorno y el pasado y el futuro. ¿Quién sabe o sabría descifrar lo que significa viajar? ¿O huir? A veces, saber oler el final es casi tan importante como poder ver el inicio.


4.14.2014



Loneliness.









Yo no quería saber nada, ni hacer daño, ni provocar dolor, fuese placentero o no. Yo quería ser claro, llano, compuesto pero sin complejo, sin odio y sin presión, sin poder pero con mi autoridad. Yo quería ser ironico para no faltar, para no fallar, para no doler pero haciendome ver, resaltar sin faltar. Ironizando una vida que era mia y que, granito a granito, la había compuesto a mi gusto, a mi ser, sin influir ni corromper. Para mi el externo era, cautivador al extremo, pero muy sagrado. La ironía es sagrada. Lo externo también, pero lo interno, lo mio, lo sagrado, lo es todavía más. Yo quería que mi ironía fuese mia y construyese, que es lo que la ironía debe hacer. Pero tu estúpido sentimiento de culpa no me dejaba avanzar y me atacaba continuamente, lleno de envidia, de afiladas escamas del pasado, rencillas con tu ser que para nada tienen que ver con el mio, así que déjalo en paz, que yo he construido mi mundo lleno de rica ironía y ahora no lo quiero ver caer. Muérete solo si quieres, ni se te ocurra arrastrarnos a tu mundo lleno de mierda, soledad y mutismo anormalado. Porque yo no quería saber nada, ni hacerte daño, ni provocarte dolor, aunque se que te gusta, así que tampoco lo hagas tú, tampoco nos lo hagas tú.





4.11.2014




Luz.








Siempre he dicho que la luz de Madrid es especial. Siempre lo he dicho y siempre lo diré.
Me he dado cuenta que miramos demasiado al suelo y que deberíamos mirar más al cielo,
a las casas, a sus tejados y a su relación con el cielo.
La luz es algo maravilloso.





See more:


4.07.2014



click





Me iba a ir a vivir a un lugar muy lejano, lleno de olas, de mar, de montaña, de playas, de cultura, de arquitectura constructiva, de tiendas de tatuajes, de salas de música, de restaurantes, de librerías, de cines, de bibliotecas, de calles sin coches, de bicis, de skate, de sol, mucho sol, lleno de atardeceres rojos, naranjas y verdes, de mañanas con frio y cielos azules rasos. Me iba a ir a vivir a un lugar muy lejano, libre de miedos y envidias, lleno de pasión, arte y sonrisas.




4.06.2014





Rayos de sol.







Digamos que todo empieza contigo y un precioso y gigantesco rayo de sol que cruza tu rostro mientras conduces a 114 km por hora por la carretera que bordea el maravilloso mar. You can't always get what you want suena en la vieja radio del descapotable rojo que serpentea el mar mientras conduces con una sola mano y con la otra te regodeas en tu pelo, sonríes y cierras lo ojos durante dos segundos sintiéndote la mujer más feliz del mundo. Tú todavía no lo sabes, pero todo ha cambiado y todo, absolutamente todo, va a ser diferente a partir de ahora. A cincuenta kilometros, otra mujer, en bragas y con una camiseta de hombre cinco tallas más grande sale al balcon con un café recién hecho. Tiene el pelo suelto y alborotado que se mece, al igual que la fina cortina blanca, al ritmo de la fina brisa que mece los diminutos granos de arena de la playa que divisa mientras desayuna. Le hace eternamente feliz desayunar en su balcon, con su camiseta y junto al mar, respirando cada aroma, sintiéndose libre. A cincuenta kilómetros, otra mujer, se da cuenta que hace dos meses que no ve el mar y que por eso, esa mañana, iba a ser muy especial. Desayunaba tranquilamente su macedonia de frutas mientras salía el café por la cafetera y escuchaba las noticias del tiempo en la radio. Hacía dos días que le había avisado y esperaba juntarse con él en la arena. Había decidido que esa sería la última vez, su última opción, se había cansado de ser aquella mujer. Digamos que ellas dos y tu estais cambiando, porque el mundo a vuestro alrededor esta cambiando y porque habéis decidido cambiar. No os conocéis pero os vais a conocer, y eso, convertirá todo lo que veis en un mundo totalmente maravilloso.


4.04.2014





Odas.










Estoy decidido a dejar cosas. A dejar cosas atras, cosas que no me vienen bien, cosas que hace tiempo decidí dejar pero que mi sangre pide a gritos cada vez que intento quitárselas. Como un acido permanente que me corroe por dentro y elimina sistematicamente el poco raciocinio que me queda elevandome a su poder, a su reino, para acabar conmigo para siempre. Y no, no son todo drogas. Aunque considero que la vida es una de las drogas más potente e impresionantes que existe. Estaba pensando que, sin que quitarme algo tuviese que ser una excusa para algo, para sumar o para vete tu a saber que, tengo que volver a escribir algo. Algo que dirigir, algo que crear, algo que nazca muy dentro de mi, desde mi más profundo afecto, de mi interior, algo que haya estado ahí dentro siempre y que me permita florecer y desarrollar una verdad que crea totalmente absoluta. E inmediatamente he escrito: "Una oda a la mujer.. qué más queremos?" Y es eso sobre lo que tengo que escribir, sobre lo que tengo que crear, sobre lo que tengo que imaginar y respirar, sobre una oda, una pieza gigante sobre la mujer, sobre el amor que le tengo a la mujer. Hace tiempo me di cuenta que la mayoría de las películas que adoro, que no puedo dejar de ver y podría ver miles de millones de veces están 'gobernadas' por una mujer, un tipo de mujer que me gusta y me vuelve loco. Una mujer que sabe lo que es ser mujer, una mujer que, para mi una mujer es así, es muy mujer. Están creadas y pensadas sobre y alrededor de la mujer, de esa mujer, de la mujer. Y me di cuenta que quiero demasiado a las mujeres, pues para mi son seres fascinantes llenos de miles de cosas, de todo, magicas. Sin la mujer, la vida es pura prosa, decía Rubén Darío. Y por lo tanto, quiero y no veo porque no debo escribir y filmar a las mujeres.



4.03.2014




Él decía. Ella no.







Lo quiero todo, pero por el momento ni siquiera yo sé lo que me falta.


En las historias de amor las mujeres son mucho más precisas que los hombres; éstos son muy confusos, no saben demasiado lo que quieren. Por el contrario, cuando la mujer encuentra a un hombre sabe, normalmente, lo que quiere de él; sabe lo que quiere dar y recibir mientras que, en general, para un hombre el amor es una emoción fuerte pero vaga, y no sabe exactamente lo que quiere dar o recibir ya que está demasiado preocupado por los problemas sociales. Decía Truffaut sobre las historias de amor.
Creo que siempre me interesará el terreno afectivo, es decir, todo lo concerniente a los sentimientos: las relaciones de los padres con los hijos, las relaciones de enamorados y de personas que se quieren. Nunca haré una película puramente de acción ya que no soy un fanático de esto. Decía Truffaut sobre los sentimientos.
Yo sólo funciono por sensaciones, por cosas ya comprobadas. Es por esto que mis films están llenos de recuerdos de juventud. Decía Truffaut sobre las sensaciones.
Hay que aceptar la idea de que la realización de una película es un misterio; mucha inteligencia, energías, gusto no hacen necesariamente un buen film si la mezcla de los elementos no es armoniosa. Decía Truffaut sobre las películas.
El cine, su historia, su pasado y su presente, se aprende en la cinemateca. Sólo se aprende allí. Es un aprendizaje perpetuo. El cine para mí es un arte de la prosa. Definitivamente, se trata de filmar la belleza pero sin que se note, sin que se note para nada. Decía Truffaut sobre el cine.





Dedicated to your smile.


4.02.2014




Incapacidad.








La incapacidad de sentir en un mundo que que cree que siente sin saber lo que realmente siente.
La incapacidad de razonar en un mundo en donde todos parecemos tener la razón.
La incapacidad de pensar en un mundo donde todo el mundo se presupone capacitado para ello pero la mitad de la gente vaga sin sentido, sin razón y sin cabeza como drones en un cielo encapotado.
La incapacidad de escuchar en un mundo donde pagamos el silencio, escuchamos más de lo que deberíamos y en donde nuestro viciados oídos no entienden el placer ni del silencio ni de la comunicación ni de la sinceridad ni de la verdad.
La incapacidad de admirar el trabajo de los demás, aun no siendo el nuestro, estemos en el nivel, escalafón o montaña que sea.
La incapacidad de entender que el arte es lo más bonito y grande que el ser humano ha sido, y probablemente sea, capaz de crear. La incapacidad de entender el arte, cualquier forma y expresión de arte, que venga de cualquier persona.
La incapacidad de ver, abriendo o no los ojos.
La incapacidad de sentir en un mundo en donde todos y cada uno de los sentimientos posibles han sido estudiados, explicados y destripados hasta ser capaces de llegar a entender la incapacidad.

La incapacidad de sentir.




4.01.2014





Lunares en hojas blancas.








Me daba cuenta, a la fuerza, a base de ostias, que rozar sus labios con los mios no era lo mismo si no había contacto. Que no era lo mismo mirarle directamente a los ojos con los mios cerrados que con el brillo de la pasión en los mios y mi reflejo en los suyos. Bailar no era lo mismo sin replica y beber solo se convertía en una carrera de fondo que ni la borrachera podía parar. La masturbación es un acto de soledad puramente extraído de una pasión despojada, de un calor mutuo que ha dejado de ser doble y la necesidad sexual de un intento carnal deteriorado y arrancado a la fuerza, como la piel despojada de su musculo, que consumamos con los ojos cerrados porque creemos que es más fácil devolvernos el reflejo de lo que queramos en la oscuridad de nuestro placer que en una replica visual vacía, vacía de todo. Me había vuelto hiperactivo a base de café, el exceso de cafetera era notable y rellenaba tu tiempo entre la lectura, la música y la pasión despojada. Tenías y tienes seis pecas entre tu ojo derecho y tu labio superior, tres de ellas en tu pequeña nariz, que hace días no veo. Dibujo lunares en hojas en blanco, embobado y mientras mi precocinado gira absurdamente solo en el microondas que espera lo mismo que yo, un calor real que deje quietas sus gotas de agua aleatorias. No me debía de servir de nada darme cuenta de tantas cosas o mis marcas rojas no dirían lo mismo de mi. La realidad es capaz de hablar más, peor y mejor de nosotros mismos que nuestras historias, ya sean verdaderas, falsas o como esta, que quién sabe que es. Algo quería sonar amagado por el miedo en un play hacía dias estropeado por la presión que evitaba el incomodo silencio que generaba tu ausencia. Hacía días que no sabía que significaba ni la más ligera mota de polvo, el sentido había huido de mi por miedo a perder la razón y el sol daba vueltas a un globo que para mi, ni era redondo ni esférico ni curvo ni con forma de aquello que un día reflejaba mi mirada. Las ostias por bailar solo me habían provocado tanto dolor que solo el alcohol era capaz de callar una piel despojada de reflejo que ni sonaba ni quería sonar, con o sin ausencia. Let's listen to it and let it guide our feelings ó arrancame las tripas y bailemos Modern Love juntos, a la vez y sin despojo, sin doble, uno.