5.11.2014




Shuffle.






Es domingo y ya hace calor, demasiado calor para ser once de mayo. El verano parece querer adelantarse, afectando a nuestro sistema nervioso. Suena Shuffle de manera prematura, recuerdo del verano pasado, y me acuerdo de algunas cosas que pasaron y quiero eso, exactamente eso, que se queden en el pasado. Es el adelanto de una banda sonora de sobra conocida, eternamente aceptada. Mi obsesión por el cine va en aumento al mismo ritmo que mi fascinación por Jonas Mekas y su capacidad de vivir, observar, sentir y disfrutar de la vida y el cine. Ayer empece a ver los capítulos que componen The Story of Film, una bestialidad de documental dividido en quince capítulos que recorre, de una manera muy especial, la historia del cine. Lo más bonito es que recorre la historia del cine Europeo, Americano, Chino, Indio, Japonés, Filipino, Frances, etc etc, el punto de vista se amplia y nos hace ver lo maravilloso que ha sido, es y será el cine. Descubrí el significado de Punctum y me quede fascinado al ver que esa mágica parte de la fotografía que siempre había tratado de explicar, de definir, de aglutinar en una palabra estaba ya concentrada en esa misma, en punctum. Roland Barthes decía que "el acto de fotografiar es como una pequeña muerte, porque en cierta manera, queremos conservar así la vida." Me gusta su definición de punctum: significado personal, cuando una foto “me conmueve y me dice algo muy íntimo y particular. A menudo el que lo provoca es un detalle anodino de la fotografía. Idea un tanto proustiana del “punctum”, en el sentido de que difícilmente puede venir de un examen a fondo; necesita cierta latencia… Y me gusta sobre todo por esa parte final, esa latencia, ese examen final que no tiene final porque dificilmente puede llegar a tener ese final si no es con esa latencia. Así es como entiendo y así es como siento yo el cine, y a su vez la vida, llena de pequeños pero inmensos momentos de latencias, de luz, destellos de luz que laten y nos hacen latir. Porque así debería ser todo. Hoy siento la gran necesidad de ver entera la película "Jonas Mekas, I am not a filmmaker", porque ayer vi el trailer y me estallo la cabeza. I have to film, I have that irrisistible need to do it, decía Mekas. Y así es como me siento muchas veces, con esa irresistible necesidad de coger la cámara y capturar los instantes, que sin saber porque, que están llenos de punctum, como un abrazo o un beso que es dado sin saber porque, por simple necesidad. Porque el cine, igual que la vida, es amor, es pasión, es una necesidad irresistible que te captura, que te atrapa para siempre. I do not make films. I just film.





No hay comentarios:

Publicar un comentario