6.17.2014



“Lo que hacemos es muy romántico”







Ese es el consejo que os doy: encontrad algo con que obsesionaros y obsesionaos con eso. No compitáis; buscad algo que sea exclusivamente vuestro. Conectad vuestras experiencias de vida con vuestro conocimiento de la historia de la fotografía. Mezcladlo todo, y cread un mundo artístico en el que se pueda entrar.
Utilizad la cámara para capturar todo aquello que sabéis que el resto de la gente no captura, las cosas a las que tenéis acceso y a las que los demás no tienen y a la gente y las cosas con la que conectáis, para poder construir vuestro propio mundo.
Manteneos ocupados. Buscad la manera de hacer lo que queréis. No perdáis demasiado tiempo hablando sobre hacerlo. Hacedlo. Perfeccionadlo. Volved a hacerlo, esta vez de una manera diferente. Seguid haciéndolo hasta que lleguéis a un nuevo nivel. No te convenzas a ti mismo de que no puedes. Pon un pie delante del otro y deja que suceda de forma orgánica.
Decid que sí a casi todo y probad cosas nuevas. No tengáis miedo a fracasar ni a trabajar muy duro. Haced vuestras propias fotos – no intentéis hacer las fotos de otros. No os perdáis en vuestros pensamientos y no os preocupéis de que cámara estáis usando.
Una vez escuché que el legendario director independiente Derek Jarman tenía tres normas para hacer sus películas artísticas: ‘llega temprano, sostén tu propia luz y no esperes que te paguen’. Estas palabras se me quedaron grabadas. Acercaos al arte como si fuera vuestro trabajo. Haced fotografía ocho horas diarias. Tomáoslo tan serio como lo haría un médico con la medicina.
Tomad fotos de todo. Si trabajáis duro – muy duro –, la oportunidad llegará. Y cuando llegue, más vale que estéis preparados con la cámara en la mano.
Valido para todas las formas de arte.






No hay comentarios:

Publicar un comentario