9.03.2014







Morirse de calor es fácil. Al igual que levantarse relajado un sábado por la mañana o disfrutar de una buena conversación y olvidarse del resto del mundo para siempre o hasta que te das cuenta que llevas dos horas andando sin rumbo fijo cuando habías dicho de ir a tomar algo. La vereda del río junto al parque queda cerca y cambias el plan por tumbarte a su lado y ver morir el día. A veces te gusta improvisar, y si es a su lado nada más importa, no lo piensas dos veces y si lo haces es después de una semana, pensando que también podríais hacer esto o lo otro. Hace días que no duermes bien y has empezado a hacerte transfusiones de café, llega la hora de comer y te maldices por haber comido tanto cuando parece que el sudor te ha duchado. Después de dos horas intentando dormir piensas que nunca debiste pasar el verano tan al sur o que te apetecería probar lo que supone dormir a su lado, a ver si, aun sudando, consigues dormir algo más. Es fácil morir de calor, al igual que no dormir, y por fin, como si lo hubieses querido siempre, descubres que es no dormir por culpa del calor. Odio no poder dormir, me encanta la sensación de tumbarme y despertarme directamente por la mañana, sin sentir ni soñar nada por la noche. Es molesto levantarse en medio del pasillo, o como aquella vez, pegándole puñetazos a tu hermano. Es perturbador. Es maravilloso despertarse, darse cuenta que estas en el otro lado de la cama durmiendo, acercarse, darte un beso y agarrase a ti como si morir de calor fuese imposible. Dime si me has visto dormir alguna vez, y como soy durmiendo, si transmito tanta paz como lo haces tu. Porque es fácil mirarte mientras duermes, sacarte fotos y sonreír como un tonto mientras imagino como saldrá la foto que acabo de sacar.



1 comentario:

  1. Hola de nuevo, he estado tan perdida que probablemente ya ni me recuerdes! Pero aquí sigo y aquí estoy. El texto me encanta, porque transmite un sentimiento que yo también siento. Me encanta mirar a mi chico mientras duerme, es así, aunque parezca un poco de psicópata me transmite una paz envidiable.

    Saludos, nos leemos pronto.

    Anais.

    ResponderEliminar