1.11.2016







A veces pienso que no tengo nada que decirte, que solo quiero mirarte y descubrir que es lo que pasa cuando lo hago. Ver si te molesta o te incomoda mi mirada, y ver si podríamos estar mirandonos eternamente. Solo confío en la eternidad de la imperfección. A veces pienso que me gusta escribir pequeño, porque digo más con menos. Creo en la belleza de las miradas imperfectas, aquellas que lo dicen todo, que provocan una sonrisa. Inlcuso en aquellas que te ponen nerviosa, porque como no se que decir, te miro intentando ver más allá, intentando descubrir aquello que hay en tu interior.




No hay comentarios:

Publicar un comentario