3.03.2016








photos by asiersalvo



Comencé a pensar en el cine como una metáfora, como una maqueta directa e íntima de nuestro ser; una maqueta que tenía el potencial de transformar las cosas, de ser una evocación del espíritu y de convertirse en una forma de devoción. Siendo esta devoción la apertura o la interrupción que nos permite experimentar lo que está oculto, y aceptar con nuestro corazón una situación dada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario