3.07.2016



Me sabe la boca a metal.
Tengo la mirada acida.
Me apetece pegarte un puñetazo.
Y no pedirte disculpas si piso el ojo que ha saltado de tu rostro.



Ponte otra punta.
Pero no.


No hay comentarios:

Publicar un comentario