9.04.2016






Etapas. Supongo que todo el mundo tiene etapas o fases o franjas temporales, como queráis llamarlo. Y septiembre es, y será, un mes de cambio en toda regla. A veces pienso que soy el único que siento cambios en septiembre, pero diferentes a todos los demás, porque yo se perfectamente que todos sufrís en septiembre. El verano se acaba, toca volver a la realidad y el trabajo nos da unos hostiones importantísimos. Pero yo lo veo diferente. Para septiembre es probable que ya esté un poco cansado del calor, así que la llegada de septiembre siempre me gusta porque el calor parece desaparecer, punto uno, okey. Y segundo, mientras que el resto véis terminar una era, como si el verano fuese lo mejor del mundo, que no os voy a negar que mola mucho pero no lo es todo, yo veo que comienza una maravillosa época nueva. El final del año y el comienzo de otro. Miles de nuevas películas, miles de nuevos discos de música, el mundo vuelve a girar, las ciudades van cogiendo el ritmo de nuevo y con la llegada de temperaturas más frescas llegan momentos más frescos, nuevos e intensos. Joder, septiembre mola, a mí siempre me ha gustado muchísimo, llamarme raro. Raro.

Pues eso, dejar de quejaros, que estáis todo el día quejandoos. Y agarrar septiembre con dos cojones. Empezar el guimnasio de nuevo, o cualquier tipo de ejercicio, ir y compraros un par de discos nuevos y marcaros una rutina semanal de cien, al menos una vez por semana, y todo, absolutamente todo, comenzará a fluir de nuevo, mucho mucho mejor. Y si no lo véis bien, siempre podéis compraros un vuelo por noviembre o diciembre e ir empezando a prepararlo desde ya, así tenéis una meta a la que agarraros e ireís viendo que el tiempo pasa más rápido. Cualquier excusa es buena, solo hay que querer. Vamos, al lío.

Y sino hacer como Lynch, "I like to get lost in another world". Veís, eso es un fotográma del trailer de un nuevo documental sobre Lynch que se estrena pronto, después del verano.




No hay comentarios:

Publicar un comentario