10.04.2016






Se me encoge el corazón al recordar. El pasado no me da miedo. A veces lo más dificil del mundo se esconde en nosotros mismos, en mirar al horizonte y no emborronar la mirada. En dejar de mirar el suelo como solución a tus propias preguntas. En no cruzar los brazos en un intento de autoabrazo. El cielo esta gris y la habitación amanece más oscura de lo normal. El largo día por delante, y con tu gran taza de café delante abrazas su calor con ambas manos mientras miras al horizonte, a la gran pared gris que se extendiende efímera e inquebrantable a lo largo de las horas. El suelo de tu casa sigue frio de toda la noche y al rozar tus dedos gordos del pie notas un escalofrío. Has pasado de poner Bon Iver y su desgarradora música a enchufarte electronica por vena, a ver si así cambian las cosas y te animas un poco más. Porque sabes que te pasa pero no focalizas y sientes que todo se mueve a tu alrededor en una constante monotonía a la que deseas engancharte pero que ves pasar y pasar sin alargar la mano y saborear. Y así con todo, con la vida, con tu vida, con la suya, con la de ella, con la vuestra y la nuestra. Con todo. Y dejas la taza de café y cruzas los brazos, porque necesitas un abrazo pero eres incapaz de pedirlo. Lo del afecto se quedo congelado en algún rincon de tu ser, allí en las profundidades, entre las ganas y la energía. Y sales a caminar solo, a ver si el frío aire contaminado te despeja de alguna manera. Te ries con aquel niño pequeño que juega con una hoja y miras con cariño a la señora mayor que arrastra un pesado carro de la compra. No le ayudas, pero el cariño humedece tu mirada y con eso te crees compasivo. Porque ya ni sientes compasión por ti mismo, así que imaginate por los demás. Compras un diario, a ver si encuentras la pista que te coloque en el mapa o la sangrienta noticia que te haga sentir algo, el cual aparcas nada más llegar a casa, como tu cuerpo en el sofá. Y como tu vida, y la suya, la de ella, la vuestra y la nuestra. [Cont.]




No hay comentarios:

Publicar un comentario