12.06.2016




Creo que conectar es necesario. Con uno mismo, con alguién, con el vecino o con un perro, con lo que sea. Hay que conectar, sentir algo, unirse de alguna manera, en algún tipo de nivel emocional o psicologico con algo o alguién. Sino es imposible, sino no se puede vivir bien, sino te destruyes y te acabas consumiendo. Deberíamos sentir conexión, alguna conexión. A veces siento que no conecto bien conmigo mismo, o con la gente. Y es algo que me frustra. Me irrita no conectar. No quiero conectar por conectar y no considero que ser sociable tenga que ser un requisito. Pero si que creo que conectar, aunque sea con uno mismo, y sobre todo con uno mismo, tenga que ser una obligación. Caminar por caminar o mirar sin mirar. Sentir que los segundos del reloj son losas de marmol blanco sobre ti, y solo sobre ti y sobre nadie más. Aire viciado, café somñoliento y utopías sin imaginación. Un inmenso recorrido sin caminos, que antes veías pero que ahora son eternos caminos de lava. Lava roja y caliente, con lujoso olor a azufre e irritantes eccemas que te levantan la piel. Ácido es el día y el aire y el agua y tu y todo. Y coges el móvil y escribes y llamas y nada. Nada. Así segundo a segundo, minuto a minuto, más y más pesado, más y más inmovil. El sol se va apagando, cada vez más pronto y no hay luz que ilumine este camino, ni aquel. Ni el de hoy ni el de ayer. ¿Qué quieres que ilumine? El problema es que no lo sabes, no eres capaz de proyectar un camino y levantas el brazo intentando proyectar una idea que suena muda a través de tu boca. Porque no piensas ya ni en ti, ni siquiera te imaginas ni te hablas ni te escuchas ni te proyectas. Has empezado a perderte, incluyo de ti mismo. Y ya no encuentras el camino ni la conexión. Porque no hay conexión, al menos no hoy ni mañana.






1 comentario:

  1. Entiendo, esos cafés eternos con conversaciones vacías.
    O esa serenidad y oaz al conectar con alguien y mantener las conversaciones de las cosas mas simples del mundo pero con un trasfondo... El tiempo volando y mucha paz.
    Difícil de explicar, fácil de sentir.

    ResponderEliminar