3.04.2018



La apariencia.



"Hoy se comercializa la visibilidad con todo tipo de empresas que alimentan esta pretensión y la rentabilizan. Lo hacen gestionando currículum y méritos para extraer indicios de calidad; ficcionando vidas, creando espejismo de influencia allí donde todo enfatiza 'la apariencia'. Y claro, se corre el riesgo y se asume que podemos dar por valiosa una obra sin conocerla, meramente por estar en un lugar determinado (un museo, una editorial, una revista...). Cada vez más la mirada delega en el reducto de una portada, despojando obras y autores del contexto de inmersión, estética, crítica o política. Como si anulando, anticipando y creando la respuesta de quienes acceden a una obra, el éxito pudiera fabricarse con antelación por el mercado y el fracaso fuera el lugar de la acumulación entusiasta." El entusiasmo.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario