3.20.2018







Te miro y no te reconozco, no se quien cojones eres ya. Dime, ¿qué te ha cambiado en tan poco tiempo? Antes no te desesperabas así, no te cansabas tán rápido, ni te astiabas de esta manera. ¿Crees que merece la pena todo esto? ¿Crees que merece la pena tanta rabieta y tanta mierda que nadie te escucha y que nadie alienta? ¿No sería más fácil, rápido y cómodo para todos que dejases la tonteria a un lado y te dedicases cuerpo y alma a lo que te gusta, a lo que vales (si es que vales para algo) o a lo que se te pueda dar bien? Creo yo que deberías detenerte al menos unos segundos y pensar un poco sobre tu vida, sobre tu presente y sobre tu futuro para poder avanzar sobre él con mayor satisfacción, sonrisas y tranquilidad. Lo que estas haciendo ahora mismo no tiene sentido, pareces un puto niño de cinco años, enrabietado y con unos parches en los ojos que te hace ir dando tumbos, solo quejandote, y sin dirección concreta ni lógica. Te lo digo muy en serio, ¿quién eres? De verdad, párate 5 minutos de tu insignificante vida, piensa en ello, recapacita y vuelve a impulsarte con la jodida respuesta que hayas encontrado. Si no es así, no sigas, vas a continuar sí, pero siendo infeliz, y así la vida no tiene mucho sentido, ¿no crees? (si es que a estas alturas crees en algo). Ciao. Y así todos los días, todas las mañanas, todos los instantes de silencio, todos los momentos vacíos, todo el tiempo. En un bucle infinito que, como ves, no tiene sentido.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario