5.17.2018




"El dolor de Lucile formó parte de nuestra infancia y más tarde de nuestra vida adulta, el dolor de Lucile sin duda nos forjó, a mi hermana y a mí. Sin embargo, toda tentativa de explicación está condenada al fracaso. Por tanto, debería conformarme con escribir restos, fragmentos, hipótesis. La escritura es impotente. Como mucho permite plantear preguntas e interrogar a la memoria."

El dolor. Nos forja a unos niveles que nunca, ni en mil vidas, seremos capaces de comprender.



Extracto de 'Nada se opone a la noche', de Delphine de Vigan.




No hay comentarios:

Publicar un comentario